Adelgazar después de las vacaciones

Lo bueno se acabó y hay que volver a las actividades laborales cotidianas. Después de las vacaciones y tras recargar las pilas para afrontar un nuevo curso, no académico, sino laboral, podemos incluir en nuestra rutina un plan para adelgazar y nada mejor que hacerlo de la mano de un equipo de profesionales con experiencia que nos hagan a la medida una dieta personalizada.

Elaborar un plan para perder peso

Porque en cuestión de dietas no vale café para todos. Antes de ponernos a un plan para deshacernos de esos kilos de más y ganar no solo en estética sino también en salud debemos consultar con un equipo de especialistas, formado por un médico, un nutricionista y un psicólogo, que valore nuestro estado de salud y a partir de ahí nos den las recomendaciones que tenemos que seguir para alcanzar el peso correcto y perder los kilos que nos sobran.

Ventajas de la dieta personalizada

Y es que las dietas personalizadas son la mejor opción para adelgazar los kilos que nos sobran, porque son planes nutricionales hechos a medida y que se pueden ir modificando a medida que vamos avanzando y logrando los objetivos planteados.

Porque no es lo mismo una dieta para una persona que haga muy poca actividad física como para una que sí que esté iniciada en la práctica deportiva.

banner_peso_saludable

Seguimiento del proceso

Durante el tiempo que sigamos un plan para adelgazar con una dieta personalizada, tendremos unas pautas necesarias para reeducar nuestra alimentación y aprendamos a comer de forma sana y saludable.

Seguir una dieta personalizada no quiere decir que nos aburramos al comer. Por eso, es fundamental que todo el proceso sea supervisado por un equipo de especialistas, donde el psicólogo tiene un papel clave para ayudarnos a superar las dificultades que se van presentando a lo largo del proceso. Saber superar las tentaciones o poder manejarlas sin sentimiento de culpabilidad es imprescindible para garantizar el éxito del plan para adelgazar con una dieta personalizada.

Así que no esperes más. La vuelta de vacaciones es una buena época para empezar a tener una alimentación más sana y saludable. Conocerla es fácil si te pones en manos de los que más saben; un equipo de especialistas formado por un médico, un nutricionista y un psicólogo.