Cada vez es más frecuente encontrar anuncios que nos prometen adelgazar rápido, casi en tiempo récord.

Algunas de las peligrosas consignas publicitarias como “Adelgazar 10 kilos en una semana’ o ‘Adelgazar 30 kilos en dos meses con nuestra dieta especial’, con las que nos bombardean, nos incitan a maltratar nuestro organismo y poner en riesgo nuestra salud.

Riesgos de adelgazar muy rápido

Cómo perder peso de manera saludable

Solo hay una manera de perder peso de manera saludable, y es seguir una dieta baja en calorías  junto con un plan de actividad física. Tras esta primera fase, también podemos someternos a alguna intervención quirúrgica o no quirúrgica que facilite la eliminación de los kilos de más.

Sea cual sea la opción, debemos hacerlo siempre bajo supervisión médica, de manera que podamos alcanzar nuestros objetivos sin perder salud.

Sin embargo, la mayor parte de los métodos que prometen adelgazar rápido, en apenas unos meses se basan en dietas desequilibradas que nos llevan al borde de la inanición o en el consumo de suplementos y pastillas milagrosas que aceleran la pérdida de peso y limitan la absorción de grasas y otros nutrientes.

banner_peso_saludable

 Las consecuencias de adelgazar rápido

Cálculos biliares

Una de las principales consecuencias de adelgazar rápido, es la aparición de cálculos biliares en más del 20% de las personas que pierden kilos en poco tiempo.

Deshidratación

La mayor de las dietas que hacen perder muchos kilos en poco tiempo se basan en la pérdida de líquidos, lo que nos puede llevar a una grave deshidratación.

En esos casos la pérdida de peso es pura ilusión, ya que en vez de eliminar grasa estamos perdiendo masa muscular y líquido que recuperaremos en cuanto abandonemos la dieta.

Cansancio crónico

Al encontrarnos al borde de la inanición y con déficit nutricional, es habitual que entremos en un estado de agotamiento y cansancio crónico que, además de impedirnos realizar nuestras actividades diarias con normalidad, puede aumentar el riesgo de lesiones o accidentes.

Metabolismo lento

Cuando hacemos una dieta muy restrictiva con el objetivo de adelgazar rápido, nuestro organismo entra en un estado de ‘supervivencia’ e intenta ahorrar la mayor energía posible para afrontar el estado de escasez en el que se encuentra.

La pérdida muy rápida de peso puede ralentizar el metabolismo, esto es, hacer que quememos menos calorías en reposo de las que debiéramos.

Efecto rebote

Es muy difícil mantener en el tiempo una dieta restrictiva sin el control y el apoyo necesarios, por lo que es habitual que aparezca el efecto rebote, recuperando no solo lo perdido, sino ganando todavía más.

Otros efectos negativos de adelgazar rápido

Por si fuera poco, la pérdida rápida de peso en pocas semanas puede provocar dolor de cabeza, irritabilidad, mareos o estreñimiento.

Si necesitas adelgazar, siempre bajo control médico

En definitiva, cualquier tratamiento para perder peso que prometa la pérdida de muchos kilos en muy poco tiempo no es más que una amenaza para nuestra salud.

Adelgazar de manera segura es posible, incluso en los casos en los que la pérdida de peso necesaria es muy grande.

Pero para asegurarnos de que lo conseguimos y que podemos mantener los resultados en el tiempo, debemos ponernos en manos de un equipo médico especialista, que son quienes podrán ayudarnos a elegir nuestra mejor opción. olvidarnos de las promesas de las dietas milagrosas para adelgazar rápido que solo ponen en riesgo la salud.