Bypass gástrico y obesidad mórbida

El bypass gástrico es una técnica de cirugía bariátrica muy eficaz para el tratamiento de la obesidad mórbida, es decir cuando tenemos que adelgazar 30 kilos o más. Para saber qué tipo de obesidad tenemos es recomendable calcular el imc, con esta calculadora puedes hallarlo.

Por un lado se reduce el tamaño del estómago y por otro se realiza una derivación, esto es, se conecta la parte del estómago que recogerá los alimentos con el intestino delgado saltándose una parte del mismo, de manera que la comida no pasará por la totalidad del intestino. De esta manera se consigue una mayor sensación de saciedad y se reduce la capacidad de absorción de los alimentos.

 comer con bypass gástrico

Postoperatorio del bypass gástrico

Como es de suponer, se trata de una intervención que requiere un postoperatorio específico. Para conseguir los mayores beneficios el paciente deberá seguir una dieta restrictiva y durante las primeras semanas solo podrá consumir alimentos líquidos y puré.

Con el paso del tiempo podrá ir incorporando alimentos sólidos hasta alcanzar una alimentación normal pasados unos 3 y 4 meses.

banner_peso_saludable

Recomendaciones para los pacientes con bypass gástrico

  • Seguir una dieta proteinada , siempre bajo control médico, y aprender nuevos hábitos alimenticios que le ayuden a bajar de peso y mantenerlo a largo plazo.
  • Beber agua, refrescos sin azúcar y sin gas, e infusiones en pequeñas cantidades, siempre separados de las comidas, ya que tomar líquidos junto a las comidas puede favorecer las náuseas y vómitos.
  • La duración de las comidas debe ser de unos 30 minutos, por lo que es recomendable relajarse y masticar lentamente todos los alimentos.
  • Hay que dejar de comer en cuanto se perciba una sensación de saciedad o se sienta hinchazón.
  • Evitar los alimentos que provoquen gases así como las frutas y verduras que puedan dejar residuos (cáscaras, semillas, filamentos), ya que pueden obstruir la salida del estómago.
  • No consumir alcohol, sobre todo durante los primeros meses tras el tratamiento.

 ¿Puede un paciente con bypass gástrico comer lo que quiera?

La respuesta depende de la fase en la que se encuentre.

Lamentablemente, quienes hayan sido recientemente intervenidos de bypass gástrico encontrarán bastante complicado comer todo tipo de comida.

En general no se inicia una dieta normal hasta pasadas unas 12 semanas. Por ello, la principal recomendación en estos casos es explicar a familiares y amigos la reciente intervención para buscar apoyo. Dar a conocer nuestra situación también nos permitirá excusarnos y rechazar algunas invitaciones, ya que será totalmente comprensible.

Los pacientes que se encuentren en fases más avanzadas, ya consumiendo alimentos sólidos, lo tienen bastante más fácil, pues los platos siempre suelen incluir algunas opciones proteicas, por ejemplo carne de pavo, pescado blanco o azul y mariscos. Para acompañar siempre podemos huir de las guarniciones ricas en grasas saturadas y carbohidratos, y recurrir a verduras que provocan mayor sensación de saciedad y aceleran el metabolismo, como el brócoli.

Eso sí, quienes ya puedan comer alimentos sólidos con normalidad tendrán que combatir las tentaciones.

Esto no quiere decir que no se pueda probar un dulce o beber una copa de vino de manera ocasional, sino que lo fundamental es ‘comer con cabeza’  y tener claro que debemos mantener nuestros objetivos de pérdida de peso.