¿Qué es una dieta astringente?

El objetivo de una dieta astringente es recuperar los minerales y líquidos perdidos tras una enfermedad o dolencia estomacal, normalmente gastroenteritis tras la cual, el organismo se ha deshidratado.

Esta dieta se basa en la combinación de alimentos astringentes, es decir, que estriñen o estrechan los tejidos. Se trata de recomponer nuestro sistema digestivo.

¿En qué casos está indicada la dieta astringente?

Este tipo de dietas están indicada para frenar en seco la descomposición estomacal y sus síntomas: diarrea, náuseas y vómitos, debilidad, falta de apetito.

La dieta astringente consiste en ir poco a poco introduciendo alimentos que nuestro sistema digestivo sea capaz de tolerar y asentar en el estómago para que pueda realizar sus funciones.

Fases de la dieta astringente 

La dieta astringente tiene varias fases:

  1. La primera fase tras una descomposición estomacal es el ayuno, este no te costará demasiado pues, es posible que ante una gastroenteritis o cualquier otra dolencia digestiva, te sientas débil y sin apetito. Solo debes tomar líquidos como agua, agua con limón, que puedes hacer tu mismo en casa, o suero para evitar la deshidratación.
  2. En la segunda fase que suele comenzar pasadas 6 o 24 horas, es el momento de empezar la dieta astringente para frenar la diarrea y que nuestro organismo vaya poco a poco acostumbrándose de nuevo a los alimentos, lo más habitual es comenzar con un poco de arroz blanco y pescado hervido, verduras como zanahoria y patata al vapor, y carnes magras a la plancha.
  3. En esta tercera fase ya deberíamos encontrarnos mejor, puedes incluir en tu dieta astringente otras verduras en puré como el calabacín, la calabaza y las judías, el pan blanco, además de todos los alimentos que ya has incluido anteriormente.
  4. En esta fase estás prácticamente recuperado, podrás introducir progresivamente los alimentos complejos hasta consumir una alimentación normal. Ya podrías incluir el plátano, casi todas las verduras hervidas, carnes o pescado blanco a la plancha, yogurt natural 0% de grasa, café descafeinado de sobre, queso fresco sin grasa, etc.

De cualquier modo, ante estos síntomas, lo más recomendable es que acudas al médico especialista quién, tras un análisis podrá diagnosticarte la dolencia que padeces, y así, recomendarte la medicación y el tipo de dieta astringente más adecuada para ti.

Dieta astringente Diarrea

Cuando sufrimos diarreas se pierden muchos minerales y vitaminas que se han descompuesto en nuestro estómago antes de que el organismo pudiera absorberlos.

Para recuperare esos minerales y vitaminas, es muy importante la rehidratación bebiendo mucha agua, sopas e infusiones y agua con un chorrito de limón. Se recomienda al menos beber un litro de agua al día.

Dieta astringente Alimentos

  • Yogurt natural.
  • Carnes: pollo, pavo, ternera, jamón cocido.
  • Pescados blancos: merluza, lenguado.
  • Verduras: zanahorias, y patatas cocidas.
  • Hidratos de carbono: Arroz, pasta y pan blanco.
  • Frutas: Plátano, manzana.

Alimentos que debes evitar en una dieta astringente

  • Alimentos rebozados.
  • Alimentos con fibra: cómo la mayoría de las frutas, la pasta, el arroz y los cereales integrales.
  • Alimentos picantes.
  • Pescados grasos como el salmón.
  • Guisos.
  • Frutos secos.
  • Embutidos y quesos grasos.
  • Margarina, mantequilla.
  • La leche con lactosa.
  • Café, alcohol, bebidas gaseosas.

Dieta astringente Menú

Desayuno

  • Té o infusión.
  • Tostada de pan blanco con un poco de jamón cocido y queso freso.
  • Una manzana.

Media mañana

  • Plátano.

Almuerzo

  • Plato de arroz blanco, pechuga de pollo y patata cocida con zanahorias.
  • Rebanada de pan blanco.

Merienda

  • Un yogurt natural y unas lonchas de jamón cocido.

Cena

  • Pescado blanco hervido Con puré de patata y zanahorias.
  • Un par de manzanas.
  • Una infusión.
Validado por: Lina Robles

Jefa del Servicio de Nutrición y Dietética en el Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela.