¿Por qué es peligrosa la dieta macrobiótica para adelgazar? Esta dieta fue ideada por George Ohsawa en 1961 y aunque alcanzó su máxima popularidad en la década de los 80, de manera periódica vuelve a saltar a los medios de comunicación gracias a los testimonios de personajes públicos que alaban sus supuestos beneficios.

Sin embargo, la dieta macrobiótica para adelgazar consiste en un plan de alimentación totalmente desequilibrado y sin base científica que puede poner en peligro la salud.

La dieta macrobiótica para adelgazar 

La dieta macrobiótica para adelgazar está basada en la filosofía taoísta y defiende que los alimentos pueden categorizarse en yin y yan, es decir en alimentos fríos y cálidos con propiedades y efectos específicos.

Pero no solo el yin y el yan determinan esta dieta, también lo hacen los sabores.

Según la dieta macrobiótica para adelgazar, la relación entre alimentos también depende de si su sabor es salado, amargo, dulce… Por lo tanto, en el origen de esta dieta no hay ninguna base científica.

Un programa de 10 niveles

La dieta macrobiótica para adelgazar se basa en el consumo casi exclusivo de cereales integrales, sopas y frutas y verduras de origen orgánico, es decir sin fertilizantes, conservantes u otros productos químicos.

La presencia de productos lácteos, carne y pescado es testimonial y se elimina completamente a lo largo de los 10 niveles que conforman la dieta.

El último nivel es extremadamente estricto y en él solo se consume arroz integral (u otros granos también integrales).

Tal es la peligrosidad de este nivel restrictivo que se han descrito varios casos de fallecimientos en personas que llegaron al nivel 10.

banner_peso_saludable

¿Por qué la siguen algunos pacientes con cáncer?

Diversos estudios han documentado que entre las dietas más seguidas por los pacientes con cáncer está la dieta macrobiótica para adelgazar.

La explicación se encuentra en que esta dieta es muy rica en fitoestrógenos y, teóricamente, estos podrían bien prevenir o mejorar los procesos tumorales.

Sin embargo, ningún estudio científico ha demostrado que la dieta macrobiótica tenga beneficios en la prevención o curación de los pacientes con cáncer.

De hecho, las deficiencias nutricionales que veremos a continuación pueden mermar las defensas de los pacientes, empeorando el resultado terapéutico y retrasando la recuperación.

Desequilibrio nutricional de la dieta macrobiótica para adelgazar

En realidad, la dieta macrobiótica para adelgazar es una dieta muy perjudicial para la salud, cuyo desequilibrio nutricional aumenta conforme se pasa de nivel y se eliminan grupos de alimentos.

Esta dieta conlleva déficits de proteínas, vitaminas –especialmente B12-, y minerales como calcio, hierro y magnesio. Además, se asocia a un riesgo importante de deshidratación, ya que recomienda beber ‘solo por sed’.

Por lo tanto, la dieta macrobiótica para adelgazar se enmarca dentro de los planes nutricionales peligrosos para la salud y debe evitarse a toda costa.

Si queremos adquirir buenos hábitos alimenticios o controlar nuestro peso de una manera saludable, lo mejor que podemos hacer es ponernos en manos de un médico nutricionista que valore nuestro estado de salud general y nuestras necesidad y elabore un plan nutricional personalizado que nos ayude a conseguir nuestros objetivos sin poner en riesgo nuestra salud.