Afrontar una dieta de proteínas para adelgazar supone hacer cambios, no solo en la alimentación sino también en la rutina diaria.

¿Cómo compaginar la dieta de proteínas con la rutina diaria?

¿Cómo compaginar la dieta con el trabajo? ¿Debo renunciar completamente a mi vida social durante la dieta? ¿Quién me dará apoyo en los momentos de debilidad?

La importancia del factor psicológico en la dieta

Estas son algunas de las preguntas que te puedes plantear a la hora de iniciar la dieta de proteínas para adelgazar, y la respuesta a la mayoría de ellas se encuentra en una buena preparación psicológica que te permita afrontar con éxito los cambios en la alimentación, así como los nuevos hábitos nutricionales que tendrás que consolidar una vez finalices la dieta de proteínas para adelgazar.

Esta preparación psicológica supondrá un gran esfuerzo por tu parte, pero para afrontarlo debes contar con el apoyo de un equipo de médicos y psicólogos especialistas.

banner_peso_saludable

Consejos para afrontar la dieta de proteínas para adelgazar

 Establece objetivos realistas 

Habla con tu médico para que te ayude a establecer un objetivo de pérdida de peso realista, basado en tus circunstancias personales. Solo así conseguirás el éxito sin frustrarte o desanimarte.

Elige el momento adecuado

Las situaciones problemáticas o de estrés, tanto en el ámbito laboral como familiar, pueden sabotear tu plan de adelgazamiento. Si estás atravesando un momento complicado, presta atención a tus problemas e intenta solucionarlos antes de iniciar una  dieta de proteínas para adelgazar. Así evitarás añadir más presión a tus objetivos del día a día.

Escribe en un cuaderno porqué quieres adelgazar

  • ¿Quiénes mejorar tu aspecto físico?
  • ¿Te gustaría hacer ejercicio sin perder el aliento?
  • ¿Quieres lucir radiante en una boda?
  • ¿Estás harta de no poder seguir el ritmo a tus hijos?

Sea cual sea tu objetivo, toma nota en un cuaderno y léelo para recordar cuál es tu verdadera motivación.

Visualiza tus objetivos

Una vez hayas decidido por qué quieres adelgazar, no dejes de visualizar en todo momento los objetivos que te has marcado: imagínate con una silueta más estilizada, luciendo fantástica en una boda, con fuerza y resistencia a la hora de hacer ejercicio, jugando con tus hijos sin extenuarte… La práctica de este sencillo ejercicio de pensamiento positivo, puede ayudarte a permanecer centrada y no perder tu objetivo de vista.

Haz ejercicio físico

Incorporar la actividad física a tu vida diaria no solo te ayudará a perder más peso, mejorar tu aspecto y sentirte más fuerte, sino que también te permitirá controlar la ansiedad y el estrés que puedan surgir debido a la dieta de proteínas para adelgazar.

Apóyate en tu entorno y tu psicólogo

El psicólogo es quien podrá proporcionarte las herramientas que necesitas para afrontar las distintas fases de la dieta de proteínas para adelgazar, y entender las emociones que puedan surgir en cada una de ellas.

También es importante el apoyo de tu familia, amigos y compañeros de trabajo más cercanos, de esta manera podrán entender tus elecciones nutricionales, apoyarte en las actividades sociales o laborales que realices con ellos y animarte para que alcances tu objetivo gracias a la dieta de proteínas para adelgazar.