La importancia del desayuno para adelgazar

Los españoles no dedicamos mucho tiempo a desayunar; es más, muchos toman un café rápido y no comen algo sólido hasta llegar a la oficina y esperan a que llegue la pausa para el café.

Seguimos decantándonos por empezar el día tomando algo dulce, aunque poco a poco está cambiando la tendencia. Un buen desayuno es importante para afrontar bien el día, además nos ayuda a mantener el peso o si estamos haciendo dieta nos ayuda a adelgazar, tal y como se desprende de un estudio que se ha publicado en The Journal of the American Dietetic Association en el que se analizaron 2.000 niñas con edades comprendidas entre 9 a 19 años. Las que tomaban cereales para desayunar tenían un 13%  menos de riesgo de tener sobrepeso si se comparaba con las que no los tomaban de forma habitual.

desayunar_adelgazar

¿Qué desayunar para adelgazar?

Porque para empezar el día necesitamos una buena dosis de energía y ésta nos la proporciona el desayuno. Lo ideal es incluir proteínas, que se pueden obtener a través de los lácteos o de fiambres, como el pavo o el jamón, y fruta e hidratos de carbono, como pueden ser unas tostadas o con cereales.

Estos además aportan parte de la fibra que necesita el organismo para que no haya problemas de tránsito digestivo. A eso se le puede añadir una taza de café o una infusión, lo que más nos guste. Es una buena forma de empezar a hidratarnos ya desde primera hora de la mañana.

Dedicar tiempo al desayuno

Para comer todo esto, que puede ir variando en función de lo que nos vaya apeteciendo, hay que tomarse su tiempo. Por eso, se recomienda dedicar unos 15 o 20 minutos a desayunar, tiempo que se podrá aumentar los fines de semana.

Es fundamental adquirir el hábito de un  buen desayuno desde las primeras etapas de la vida. Se trata de una de las comidas que menos preparación necesita, es decir que no hay que cocinar para tomar un desayuno sano, equilibrado y saludable.

¿Qué conseguimos con un buen desayuno?

  • Nos aplaca el apetito a primera hora del día y nos ayuda a mantener los niveles de glucosa en sangre. De esa forma, no llegamos hambrientos a la siguiente comida y arrasamos con todo lo que se nos ponga delante.
  • Nos da energía. Si nos saltamos el desayuno no obtenemos los nutrientes necesarios para ponernos en marcha.
  • Ganamos en salud. Es el primer paso para empezar a tener una vida sana y saludable. Con un buen desayuno encaramos mejor el día, y tenemos la vitalidad necesaria para hacer ejercicio y dejar atrás el sedentarismo.