Seguramente hayamos cogido algún kilo de más en invierno, teniendo en cuenta que aparte de las comidas y cenas obligadas de estas fiestas también se producen encuentros con amigos, cenas de trabajo… si a eso le sumamos que también le dedicamos menos tiempo a hacer ejercicio el resultado es un aumento de peso en la báscula que queremos quitarnos lo antes posible. Lo más importante es no desesperarse y no caer en dietas muy restrictivas que al final lo único que producen es “ansiedad” y que volvamos a recuperar el peso perdido. Simplemente debemos recuperar buenos hábitos de alimentación, sin necesidad de pasar hambre y hacer más ejercicio.

Mi consejo es realizar una dieta variada y equilibrada, consumiendo todo tipo de alimentos siempre y cuando respetemos la frecuencia de consumo y proporción de los mismos. Siguiendo las siguientes recomendaciones:

  • Hacer como mínimo 5 comidas al día, no dejar pasar períodos de ayuno prolongados entre las comidas principales, sino llegaremos con mucho apetito, comeremos más rápido y por tanto más cantidad.
  • El desayuno es la comida más importante del día. Por tanto, ha de ser acorde con el ritmo de actividad que vayamos a tener durante la jornada. Incluyendo en el mismo lácteos, frutas, cereales, etc.
  • Beber 1,5- 2 litros de agua al día.
  • Hacer ejercicio de manera regular, mínimo 4 horas a la semana y llevar un estilo de vida activo (ir andando a los sitios, subir escaleras…)

banner_peso_saludable

  • Tomar 5 raciones de frutas y verduras al día. 3 raciones de fruta que pueden ser consumidas en cualquier momento del día y 2 raciones de verdura, una en cada comida principal.
  • Consumir entre 3-4 veces a la semana pescado, nutricionalmente es un alimento muy rico y saludable y con mucha menos cantidad de grasa que las carnes.
  • Procurar que la dieta sea lo más variada posible, ya que la monotonía produce que nos cansemos rápido y abandonemos la dieta.
  • No utilizar más de 3-4 cucharadas soperas de aceite a lo largo del día, y preferiblemente utilizarlo en crudo.
  • No abusar de los azúcares.
  • Evitar el consumo de alcohol, sobretodo si son bebidas de alta graduación alcohólica, proporcionan muchas calorías y ningún nutriente. Sí se permite tomar de forma moderada vino o cerveza.
  • Evitar también los refrescos, incluso los light. La mejor forma de hidratarse es el agua. Si te cuesta beber puedes probar mezclándola con zumo de limón natural, o en forma de infusión.