Ponerse a dieta

El sobrepeso y la obesidad se han convertido en los últimos años en un auténtico problema de salud pública, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) afecta a 1900 millones de adultos y 41 millones de niños menores de 5 años en todo el mundo.

Los expertos advierten que el sobrepeso es un importante factor de riesgo para enfermedades como la diabetes, la osteoartritis, las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Ante esta situación, la primera opción que nos planteamos es iniciar una dieta para adelgazar. Pero ojo, no todo vale y hay tener el asesoramiento adecuado, donde el seguimiento de dietas para perder peso es clave para no darse por vencido a la primera de cambio.  

banner_peso_saludable

Basta recordar, que en muchas ocasiones hay un alto niveles de fracaso y abandono, sin olvidar los riesgos para la salud que producen muchas de estas dietas milagro, si no se realizan bajo la valoración de un especialista.

A estos factores hay que sumar también las dificultades para empezar una dieta, que en muchas ocasiones son necesarias para evitar problemas de salud mayores derivados de un sobrepeso. Pero los datos dicen que el 81% de las personas que empiezan una dieta fracasa. Es una cifra nada desdeñable. 

Ponerse a dieta

Por qué nos cuesta empezar una dieta

Detrás del fracaso y de la dificultad de iniciar y terminar una dieta  con buenos resultados  se encuentran diversos factores, como la falta de constancia y de motivación y la imposición de metas demasiado ambiciosas. Este fracaso puede acarrear una insatisfacción personal que produzca el llamado efecto rebote o el abandono del tratamiento.

El miedo al cambio y al fracaso, la ansiedad, la falta de voluntad y de apoyo son algunas de las causas frecuentes que hacen que se retrase empezar una dieta. A esto hay que añadir la desinformación sobre en qué consiste una dieta en concreto y los beneficios que reportan llevar una alimentación saludable.

Para eso, es necesario contar con el apoyo y asesoramiento de profesionales, porque cada persona tiene unas necesidades específicas y lo que le viene bien a uno, no es de utilidad para otros.

Para que la dieta sea satisfactoria, es bueno que nuestro entorno sepa que la seguimos. Esto nos puede ayudar bastante, ya que es bueno evitar “tentaciones” innecesarias. 

La OMS recuerda también la importancia de que los gobiernos y las instituciones responsables fomenten la implantación de programas saludables, donde la correcta alimentación y el fomento del ejercicio físico son elementos claves para  prevenir el sobrepeso y la obesidad.

Es importante recordar que, tal y como advierten los expertos de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, el sobrepeso y la obesidad deben ser considerados por la población como un problema de salud, más allá de la estética.