La reeducación alimentaria es el  paso fundamental para tomar conciencia de lo importante que es tener hábitos alimentarios saludables.

Hay una serie de parámetros básicos para llevar a cabo la reeducación alimentaria y que debemos tener muy en cuenta ya que será la base de una buena alimentación:

  • Beber bastante agua e infusiones.
  • Hacer 5 comidas al día.
  • Comer variado para evitar la monotonía.
  • No abusar de las frituras, harinas o alcohol.
  • Comer despacio y relajado.

En muchas ocasiones “la teoría” la tenemos muy bien aprendida pero llevarla a la práctica se hace más difícil, por eso es importante que un médico especialistas supervise todo el proceso.

Otro punto importante es que la  reeducación alimentaria no es sólo cosa de sobrepeso, hay muchas personas que tienen un peso normal pero que sus hábitos alimentarios no son correctos y por lo tanto pueden tener carencias nutricionales que afecten a su salud.

Hay diferentes métodos para llevar cabo este proceso que puede durar mucho tiempo, pero hoy nos centramos en los más comunes que son las dietas personalizas y el Balón Intragástrico. 

Dietas Personalizadas: En el caso de una dieta personalizada, el tipo de tratamiento dependerá del número de kilos que se deban perder. Para garantizar el éxito de estas dietas, es importante realizarlas en centros con médicos, nutricionistas y psicólogos, que garantizen un estudio personalizado y exhaustivo para descartar posibles intolerancias o enfermedades, además de un posterior seguimiento semanal o bisemanal del plan nutricional que asegure el cumplimiento de los objetivos marcados.

Las dietas personalizas tiene generalmente 2 fases, la primera: perder peso y reeducar. La segunda, es la fase de mantenimiento y la consolidación de la reeducación alimentaria.

Balón intragástrico: Consiste en colocar en el estómago una esfera que ocupa aproximadamente la mitad de la cavidad gástrica, esta se rellena de suero logrando en el paciente una gran sensación de saciedad, lo que le permitirá iniciar una dieta muy baja en calorías.

Es un tratamiento muy eficaz indicado especialmente para aquellas  personas que sufren preobesidad,  obesidad leve y moderada, y en algunos casos también en obesidad mórbida.