Las 1001 dietas, lo has probado todo

Empiezas la dieta para adelgazar con muchas ganas y sigues, hasta que de repente tienes un momento de debilidad que es difícil de superar y, zas, tiras la toalla.

Te ha ocurrido mil veces, pero no quieres llegar a la 1001. ¿Qué puedes hacer? La solución pasa por ponerte en manos de expertos a la hora de perder peso e iniciar una dieta para adelgazar.

¿Y cómo lo puedo conseguir?

Llevar a cabo una dieta personalizada hará que el resultado final sea el adecuado. Dichas dietas están diseñadas por un equipo de especialistas, compuesto por un médico, un nutricionista y un psicólogo, que valora tu caso de forma individualizada y te marca los objetivos a conseguir.

En este equipo es clave la figura del psicólogo, ya que es el que te ayudará a superar los momentos de debilidad y el que te hará ver la motivación que necesitas para continuar con el programa de pérdida de peso. Date cuenta que el psicólogo va a analizar tus patrones alimentarios y en función de estos verá la manera más adecuada de cambiarlos de forma consensuada contigo para alcanzar la pérdida de peso que necesitas.

Un aspecto clave en todo el proceso es conocer si estás dispuesto al cambio. Es decir, si quieres empezar la dieta. Si aceptas el cambio, debes adquirir el compromiso de seguirlo. Pero no te preocupes, no estás solo. Tu equipo de especialistas te acompañará en todo el proceso.

no_consigo_adelgazar
Información sobre tratamientos para adelgazar

La clave, aprender a conocerse a uno mismo

Con tu psicólogo puedes aprender a conocerte más a ti mismo. De esta forma, podrás anticiparte a tus “debilidades”. De esta forma, te dará las pautas adecuadas para hacer frente a esos momentos de debilidad, dándote alternativas de alimentos o cambio de situaciones.

Pero ten en cuenta que lo mejor para poder mantener una dieta para adelgazar en el tiempo es adaptarla a tu vida. Para que tu día a día sea más llevadero puedes valerte de algún truco como desterrar la comida basura de tu despensa y sustituirla por alimentos más sanos, siempre sustentando ese cambio desde un pensamiento positivo.

Para los momentos de debilidad ten en cuenta esto

  • Soy consciente de que estoy comiendo más de lo que puedo comer. Por eso, tengo que pensar cómo puedo cambiar la situación.
  • Estoy comiendo demasiado. ¿A qué se debe? Si determino la causa que me hace desviarme de la dieta es más fácil que vuelva a ella.
  • Tengo realmente hambre o utilizo la comida como válvula de escape al estrés.
  • Si es así, búscate otra forma de escape. Aprender a relajarte con distintos ejercicios puede ser de gran ayuda.