Cuando se invierte mucho tiempo en adelgazar bien sea haciendo dieta o con algún tratamiento tipo Balón Intragástrico, es bueno recordar que aunque existen momentos en los que nos sentimos más vulnerables, debemos saber que es más importante la actitud frente a esa situación que la situación en sí misma.

En esos momentos de “debilidad”, de pensar que estamos “cansados de hacer dieta” para perder peso, es caldo de cultivo para tener una recaída y saltarnos la dieta.

¿Saltarse la dieta con el Balón Intragástrico?

La recaída al volver a abusar de la comida y abandonar el hábito de ejercicio nos lleva a incrementar el peso.

Sin embargo, cuando esto ocurre, no debemos desanimarnos y abandonar todo lo aprendido sobre hábitos saludables.

Por ello, es fundamental la actitud de la persona ante un error. Una actitud positiva y constructiva hace de una recaída en una dieta un aprendizaje y un avance, sin embargo una persona negativa puede ser motivo para abandonarlo todo y no seguir con la dieta.

¿Salir a cenar haciendo dieta o con el Balón Intragástrico?

Una de las maneras de prevenir las recaídas es conocernos más a nosotros mismos y saber qué situaciones son de alto riesgo, con qué hechos nos cuesta más resistir el impulso a comer, por ejemplo, una comida con amigos, el aburrimiento o incluso el estrés.

Lo que tenemos que hacer es buscar alternativas, incluso si tenemos una comida familiar, el poder planificar el menú que vayamos a comer nos ayudará a mentalizarnos y podremos seguir con nuestra dieta sin problemas.

De forma interna, para “luchar contra la recaída” es imprescindible distanciarnos de la situación, analizar nuestros pensamientos boicoteadores, y recordar todo lo que se ha conseguido.