¿Qué es el balón intragástrico?

El balón intragástrico es un método eficaz y seguro para perder peso. Consiste en una introducción por vía laparoscópica (oral) de una esfera de silicona que se rellena con una solución salina hasta ocupar el 60-70 por ciento del estómago. De esta manera se reduce su capacidad, disminuye la ingesta de alimentos y se pierde peso de manera paulatina.

El balón intragástrico está indicado en personas con un IMC 30 que tienen que perder entre 20 y 25 kilos. Se trata de un método poco invasivo, que no implica hacer incisiones, se realiza con una ligera sedación y en apenas 20 minutos. Además, es un tratamiento no permanente, ya que el balón se retira a los 6 meses de su colocación.

¿Qué hacer en verano?

Si te has sometido recientemente a este tratamiento, seguramente te estés preguntando cómo seguir tu plan para adelgazar durante las vacaciones. Esto dependerá principalmente de la fase de tratamiento en la que te encuentres. Si son las primeras semanas, tendrás que continuar con el periodo de adaptación y seguir la dieta líquida que te han prescrito los especialistas que siguen tu caso.

banner_peso_saludable

Sin embargo, si ya ha pasado el primer mes y tu adaptación ha sido positiva, lo más probable es que puedas ir introduciendo alimentos sólidos. En este periodo irás consolidando nuevos hábitos alimenticios que te ayudarán a mantener la pérdida de peso a largo plazo y a comer de manera sana y equilibrada cuando se te retire el balón.

Seguir las pautas nutricionales

Durante el verano es muy importante que sigas las pautas nutricionales marcadas por tu médico y si ya tomas alimentos sólidos con normalidad, que no caigas en algunas de las tentaciones típicas de este periodo, como el consumo de refrescos, alcohol, batidos y helados. Para que puedas mantenerte firme en las vacaciones te damos los siguientes consejos:

  • Planifica tu alimentación con antelación y haz un calendario con lo que vas a comer cada día. Si vas a una casa o apartamento de verano puede que te resulte más fácil, ya que podrás hacer la compra y cocinar tú mismo. Pero si vas a un hotel lo primero que debes hacer es inspeccionar el buffet en busca de los alimentos que mejor encajan en tu dieta. Otra opción es olvidarte del restaurante y pedir la comida que necesitas al servicio de habitaciones.
  • Habla con los familiares o amigos que te acompañarán en las vacaciones para que estén informados del tratamiento al que te has sometido y la dieta que debes seguir. De esta manera obtendrás comprensión y el apoyo que necesitas en los momentos de debilidad.
  • Elige un lugar de vacaciones que te permita realizar ejercicio físico e incluso probar nuevas actividades que te ayuden a consolidar la pérdida de peso.
  • No se trata de huir de las terrazas veraniegas o las actividades sociales, sino de ser sensato. Si estás siguiendo un tratamiento, no debes saltártelo. Por ello, si no puedes evitar estas situaciones no pidas bebidas carbonatadas ricas en azúcares o alcohol, que solo te aportarán calorías vacías.
  • Si necesitas algo dulce, olvídate de los helados y engánchate a la fruta de temporada, como la sandía, el melón, los melocotones y los albaricoques.
  • ¡Y no olvides hidratarte! El agua es tu mejor aliada, pero también puedes recurrir a los zumos naturales y a las infusiones.