Sanihub
Tus dudas de salud
Resuelve aquí tus dudas médicas

Las arritmias cardiacas

Las arritmias cardiacas consisten en alteraciones del ritmo cardiaco que interfieren en ese proceso de contracción y en la función de bombeo, lo que se puede traducir en problemas y daños graves tanto en el corazón como en otros órganos, como el cerebro.

El corazón cuenta con un sistema eléctrico que le ayuda a controla la frecuencia y el ritmo de los latidos. Cada impulso eléctrico hace que el corazón se contraiga y bombee sangre al resto del organismo.

Diagnóstico de las arritmias cardiacas

Las arritmias cardiacas pueden ser difíciles de diagnosticar, sobre todo cuando sólo dan síntomas esporádicos.

Las pruebas para identificarlas incluyen un electrocardiograma, que detecta los impulsos eléctricos en tiempo real; una radiografía de tórax; un ecocardiograma, que permite ver la anatomía del corazón, y una prueba de esfuerzo .  Los análisis de sangre también pueden dar pistas sobre la presencia de arritmias, ya que los niveles altos de potasio y de hormona tiroidea pueden aumentar el riesgo de sufrirlas.

Origen de las arritmias cardiacas

Su origen puede ser muy variado, como las enfermedades cardiacas, alteraciones hormonales, infecciones víricas o falta de riego sanguíneo al corazón. También hay medicamentos que alteran el ritmo cardiaco, como los betabloqueantes, la digoxina, los antagonistas del calcio, algunos anticatarrales y los antiepilépticos. Asimismo, el estrés, el tabaquismo y el consumo de drogas ilegales, como la cocaína, favorecen la aparición de arritmias, incrementando el riesgo de problemas cardiacos, como el infarto.

Tipos de arritmias cardiacas

Bradiarritmias

En las que el corazón va demasiado lento (<60 latidos por minuto) Las bradiarritmias se producen por fallos en la generación de los impulsos eléctricos y en su transmisión al resto del corazón. Este tipo de arritmias puede ser asintomática, y si hay síntomas los más frecuentes son fatiga y mareos.

Taquiarritmias

En las que va demasiado rápido (>100 pulsaciones por minuto). Las taquiarritmias, por su parte, se dividen en ventriculares, que se originan en los ventrículos, y supraventriculares que se producen sobre los ventrículos, es decir en las aurículas o en el nodo aurículoventricular.

Tanto las bradiarritmias como las taquiarritmas ventriculares y supraventriculares se dividen en varios subtipos, por lo que ante la menor sospecha es importante ponerse en manos de un especialista en cardiología que pueda valorar la salud de nuestro corazón y, en el caso de que tengamos arritmias cardiacas, determine el tipo y el mejor tratamiento. Este dependerá siempre de si la arritmia produce síntomas importantes y del tipo de arritmia, y puede incluir desde la implantación de desfibriladores o marcapasos para regular la frecuencia de los latidos hasta el uso de fármacos y de técnicas quirúrgicas.