Sanihub
Tus dudas de salud
Resuelve aquí tus dudas médicas

¿En qué consiste una audiometría?

La audiometría es una prueba que examina el correcto funcionamiento de nuestro sistema auditivo y evalúa la capacidad que tenemos para escuchar sonidos,  que varían según la intensidad (el volumen que tiene un sonido, que se mide en decibelios) y el tono (lo agudo o grave que se escucha, que se mide en hertzios).

La audiometría

La audiometría se realiza cuando una persona tiene problemas para oír con claridad o nota que ha perdido oído. De hecho, es una prueba eficaz para detectar de manera precoz la hipoacusia o disminución de la capacidad auditiva, y orienta al médico hacia cuál puede ser su causa.

Grupos de población

La audiometría está recomendada en los siguientes grupos de población:

  • Bebés recién nacidos a los que se les realiza un tipo especial de audiometría que indica si oyen o no. Gracias a esta prueba ha disminuido el número de niños sordomudos de nacimiento porque se les puede implantar a tiempo una cóclea artificial
  • Mayores de 65 años: aunque no tengan síntomas de sordera se les recomienda realizar esta prueba para una detección precoz de problemas auditivos
  • Personas con riesgo de padecer sordera, bien porque han tenido enfermedades como meningitis (sobre todo niños), traumas craneoencefálicos u otitis extensas, o bien porque han sufrido una perforación del tímpano o por el consumo de ciertos medicamentos

Forma de examinar

La audiometría evalúa dos vías: la aérea y la ósea. La primera valora la capacidad de  detectar los sonidos que se transmiten a través del aire, concretamente a través de unos auriculares. Y la segunda evalúa la capacidad para detectar los sonidos que se transmiten a través de los huesos de la cabeza, y en este caso se usa un vibrador que se coloca detrás de la oreja.

Resultados 

Una audiometría nos puede indicar si existe alguna alteración en la audición bien en la parte de la transmisión del sonido (sordera de transmisión) o en la relacionada con el sistema nervioso (sordera neurosensorial), lo que ayuda al especialista a decidir cuál es el tratamiento más efectivo para el paciente.

Si los resultados de la prueba son normales entonces la persona será capaz de escuchar un susurro, el tictac de un reloj o el habla normal. Se considera que la audición es normal si es capaz de escuchar tonos desde 250 a 8000 Hz a 25dB o menos.

Etiquetas: Oídos