El cáncer es una enfermedad muy común, por lo cual, no es extraño que más de una persona en una misma familia haya sido diagnosticada de esta enfermedad.

En el desarrollo del cáncer influyen múltiples factores (genéticos y ambientales), y ciertos tipos de cáncer pueden presentarse varias veces en una misma familia por exposiciones similares o hábitos que aumentan el riesgo de padecer cáncer como el tabaco, o factores de riesgo como la obesidad que puede ser común en varios miembros de la misma familia.

Sin embargo un pequeño porcentaje estimado entre el 5-10% de todos los tumores, son de carácter hereditario; es decir, hay una “alteración” genética que se transmite de padres a hijos e incrementa el riesgo de padecer cáncer, lo cual no quiere decir que se desarrolle cáncer en todos los casos.

Genética del cáncer

Es importante dejar claro que el cáncer no se hereda, lo que se hereda es una alteración genética que incrementa el riesgo de padecer cáncer.

En las familias con cáncer hereditario es común observar varios casos de cáncer que aparecen en cada generación, a edades tempranas, generalmente del mismo tipo, y en algunos casos dos o más tipos de cáncer en la misma persona o tumores raros.

Cuando se desconoce la alteración genética que está implicada en el cáncer familiar, todos los familiares en primer grado de los afectados deben considerarse en riesgo y por lo tanto, incluirse en programas de vigilancia médica; en éste sentido, el poder identificar la alteración causante del incremento del riesgo permite saber que personas dentro una familia son portadores de la alteración y limitar a ellos las medidas de seguimiento de alto riesgo.

Estudio genético del cáncer

En los últimos años se han identificado algunos de los genes responsables de los síndromes de predisposición hereditaria al cáncer, y desarrollado test para su estudio; pero éstas pruebas genéticas especificas no son posibles en todos los casos, ya que hay síndromes en los que se desconoce el gen responsable; por lo cuál las recomendaciones de seguimiento deben orientarse en función a la historia familiar.

Antes de realizar un test genético del cáncer, es importante acudir a una consulta especializada en consejo genético dónde se llevan a cabo los siguientes pasos:

  • Aportar los datos suficientes para la reconstrucción de la historia familiar.
  • Evaluar el riesgo individual de cáncer hereditario, y la posibilidad de realizar test genéticos específicos.
  • Informarse sobre la prueba, los objetivos del estudio, los posibles resultados, así como la las implicaciones de los resultados positivos y negativos de la prueba.

Las pruebas genéticas del cáncer pueden brindar información importante sobre la probabilidad de desarrollar cáncer, la probabilidad de transmitir a la descendencia la predisposición al cáncer, el pronóstico y las estrategias adecuadas de seguimiento y prevención para las personas en riesgo de padecer la enfermedad.

Cáncer hereditario

Así pues, identificar a aquellas familias con posibilidad de tener un cáncer hereditario, es importante para implementar estrategias de prevención y detección precoz.

Existen recomendaciones de vigilancia, prevención e incluso cirugía preventiva en algunos de los síndromes más frecuentes de predisposición al cáncer como lo son el Cáncer de Mama y Ovario Hereditario, el Síndrome de Lynch, la Poliposis Adenomatosa Familiar y las Neoplasia Endocrina Múltiple.

Te recomendamos consultar con tu médico en caso de:

  • Varios miembros de la familia diagnosticados de cáncer, especialmente si se trata de tumores poco comunes, o formas de presentación poco habituales como el cáncer de mama en un varón.
  • Diagnostico de dos tumores o más en la misma persona.
  • Diagnostico de cáncer a edades tempranas.
  • Diagnostico de cáncer presente en varias generaciones.

¿Quieres hablar con un especialista sobre este tema? solicita desde aquí una cita con un médico de Sanitas 

Antes de acudir a la consulta es conveniente obtener información lo más detallada posible a cerca de cada caso: Parentesco, línea familiar (paterna o materna), tipo de cáncer, edad del diagnostico y factores de riesgo conocidos.