El aparato digestivo es el encargado de procesar los alimentos que comemos y transformarlos en los nutrientes esenciales para que las células funcionen. Todo el proceso está regulado en el cerebro.