El diagnóstico por imagen consiste en localizar la presencia de una enfermedad a través de las imágenes que se obtienen con ecografía, radiografía, TC y resonancia magnética.