Existen algunas alteraciones cromosómicas que se relaciona a la edad de la madre.

Por eso, para salir de dudas, se puede llevar a cabo un test de diagnóstico prenatal no invasivo a partir de la 10 semana de gestación.