Fibrilación auricular.  Es la arritmia más frecuente; es decir, cuando el corazón late de manera incontrolada, con lo que el corazón no puede bombear la cantidad necesaria de sangre para llegar a todos los órganos.