Hiperglucemia. Es el término que se emplea para definir los niveles altos de glucosa en sangre, cuando supera los 250 mg/dl. Produce mareo, vómitos, cansancio, somnolencia… Si no se trata adecuadamente puede causar graves problemas.