Hipertensión ocular. Se produce por el incremento de la presión dentro del ojo (presión intraocular). Se mide en milímetros de mercurio (mm Hg) y se considera normal cuando es inferior a 21 mm Hg.