El lupus es una enfermedad crónica que se produce cuando el sistema inmune, encargado de la defensa del organismo, ataca a las células sanas dañando el tejido de distintos órganos, como la piel, las articulaciones, los riñones, los pulmones o el corazón.