En la mayoría de los casos casi no se aprecia, pero sí que puede provocar problemas de visión, sobre todo de agudeza. Aparece en los primeros años de vida y si no se corrige puede dar lugar al estrabismo.