Pérdida progresiva de la sensibilidad auditiva por el deterioro del oído interno. Suele estar causada por el proceso natural de envejecimiento, aunque también puede deberse a traumatismos, infecciones o enfermedades, como la diabetes.