Prueba que analiza la acumulación de líquido en el pliegue de la nuca del feto. Una acumulación elevada se asocia a un mayor riesgo de síndrome de Down. Esta prueba no es diagnóstica y para confirmar el riesgo hay que hacer pruebas complementarias.