Saber cuándo destetar al bebé, es decir, el momento en el que el niño deja la leche materna, no tiene una edad o momento concreto, pues no hay motivos científicos o médicos que demuestren cuándo es el momento adecuado para hacerlo.

Por tanto, cuándo destetar al bebé es una decisión que debe tomar la madre.

Antes de tomar la decisión, debemos saber que destetar al bebé es un cambio en sus hábitos que va más allá de la alimentación, pues psicológicamente el niño puede sentir un abandono que también se transmite a su madre, quién puede llegar a sentirse culpable o triste por romper ese vínculo tan íntimo y especial con su hijo.

Cuándo destetar al bebé por recomendación médica

Hay pocos medicamentos y enfermedades incompatibles con la lactancia materna, sin embargo, siempre que un médico especializado lo considere, se deberá destetar al bebé o retirar la lactancia.

Destetar al bebé por deseo de la madre

Los motivos por los que una madre quiere destetar al bebé son personales. Lo más recomendable es hacerlo de manera gradual y no de  un día para otro, pues, dejar de dar el pecho al niño de manera repentina, puede provocar diversos problemas para la madre:

Mastitis u obstrucción de la leche

Las mamas se inflaman y puede producirse una infección por falta de drenaje. Esta infección no tiene por qué producirse si se lleva a cabo un destete progresivo del bebé, pues conforme vayamos reduciendo las tomas, las mamas producirán menos leche.

Ingurgitación mamaria

La ingurgitación mamaria provoca una inflamación de las mamas, se ponen muy duras y un ligero roce puede ser muy doloroso.

Cómo comentábamos anteriormente, destetar al bebé de manera progresiva facilitará su adaptación emocional al cambio, de esta manera, el niño se irá acostumbrando a ir alternando la comida sólida y el biberón con la leche materna, hasta que lo asuma completamente.

Destetar al bebé por iniciativa el niño

No existe un motivo sólido que explique por qué el bebé decide no querer mamar más, cuando esto ocurre, suele ser de manera progresiva,  es el propio niño quien va perdiendo interés, por ejemplo mamando una vez al día, después solo desean mamar una vez cada dos o tres días, hasta que finalmente dejan de pedir leche materna.

En ocasiones, un nuevo embarazo de la madre mientras el niño es aún pequeño puede influir en el destete del bebé, esto es así por qué la cantidad y el sabor de la leche en el embarazo cambian.

¿Cómo destetar al bebé?

A continuación te damos algunos consejos para que tu hijo deje poco a poco de amamantar de manera natural:

Saltarse la toma

Prueba un día a saltarte la toma de tu hijo, y dale un biberón.

Repite este salto de toma en los días consecutivos a lo largo de varias semanas, el bebé se irá poco a poco acostumbrando a esa falta y la producción de leche disminuirá de manera natural, evitando la hinchazón y el dolor del pecho.

No comiences quitándole la toma de la noche, pues, por lo general son a las que más apego siente.

Acorta el tiempo de las tomas

Ahora que has disminuido el número de tomas al día, prueba a acortar el tiempo en el que das a tu hijo de mamar, si te preocupa que se quede con hambre, puedes darle un biberón, o si tiene edad para ello, algo de comer, como un puré de frutas por ejemplo.

Las papillas ayudan a completar la alimentación del bebé hasta que cumple el año

Distrae al bebé

Cuándo el niño ya tiene un año, puedes intentar persuadirlo cuando te pida amamantar con algún juego, y mostrándole el biberón para que lo coja con las manos y él solo se lo lleve a la boca.

En definitiva, cuando destetar al bebé no es algo que pueda lograrse de un día para otro. Si no existe ninguna complicación, el momento de hacerlo es decisión de la madre.