Dentro de las fases de dar a luz están las fases de dilatación en el parto que llevan al alumbramiento del bebé consta de dos, una atente y activa.

La dilatación en el parto

Fase latente

Contracciones irregulares

La fase latente de dilatación en el parto se inicia habitualmente con contracciones irregulares que al principio no causan dolor y que incluso pueden llegar a pasar desapercibidas.

Durante esta fase se produce el borrado del cuello del útero, que es una banda muscular de unos 4 centímetros de largo que conecta la vagina con el útero.

Esta banda suele contener además el tapón mucoso, una sustancia gelatinosa algo sanguinolenta que se expulsa por la vagina conforme el cuello del útero se va borrando.

fases_dilatacion

Ligeras contracciones

Las ligeras contracciones de la fase latente hacen que la banda muscular que compone el cuello del útero vaya perdiendo grosor y se haga cada vez más fina hasta que sus 4 cm de media terminan convertidos en un fino anillo. Una vez borrado el cuello del útero comienza la dilatación con contracciones más frecuentes, rítmicas y dolorosas.

La intensidad y la duración de estas contracciones varían de una mujer a otra, pero en todos los casos son cada vez más dolorosas.

Por ello, es importante poner en práctica las técnicas de respiración y relajación aprendidas durante los cursos de preparación al parto.

banner_embarazo_

Fin de la fase latente

La fase latente finaliza cuando la dilatación en el parto alcanza aproximadamente los 4 cm. Si has acordado con tu ginecólogo la administración de la epidural, te la pondrá cuando alcances la dilatación conveniente en esta fase.

Fase activa

Es entonces cuando comienza la fase activa de dilatación en el parto en la que las contracciones serán mucho más largas, seguidas. En esta fase la dilatación pasará de los 4 a los 10 cm, aunque el periodo en el que se consiga varía de una mujer a otra.

Duración de la fase activa

En las que no han dado a luz con anterioridad esta fase suele durar una media de 8 horas, mientras que en las que han tenido más hijos la dilatación suele ser mucho más rápida y se sitúa en una media de 5 horas.

Tiempo límite

Si bien en la fase latente no existe un límite de tiempo para intervenir, en la fase activa sí se establece un periodo prudencial a partir del cual la prolongación del parto sin una dilatación en el parto  y evolución adecuada puede obligar a intervenir para proteger la vida del bebé y de la madre.