Categorias: Embarazo Lactancia

Pechos lactantes: preparación para la lactancia

Cómo preparar los pezones para la lactancia

En principio durante el embarazo no se recomiendan ejercicios de preparación y estimulación del pezón, ya que se han descrito casos en los que se pueden inducir contracciones uterinas, con riesgo de provocar un parto.

Tras el parto, es importante que la lactancia sea muy precoz, de ahí que se recomiende el contacto precoz piel con piel tras el parto vaginal e incluso tras la cesárea. En este momento los niveles de oxitocina son máximos y son los que facilitan el vínculo madre-hijo y la eyección de leche. De hecho la mayoría de los niños que se colocan en el abdomen de la madre, son capaces por si solos de dirigirse al pecho y engancharse y succionar sin ayuda en este periodo crítico .

Se debe recordar que en la areola mamaria se encuentran las glándulas de Montgomery que segregan un material sebáceo que tiene como finalidad lubricar la areola y el pezón. El jabón y los desinfectantes eliminan esta sustancia protectora y pueden facilitar lesiones de la piel de esa zona. Por lo que se recomienda una higiene normal no exaustiva.

En casos de ingurgitación mamaria se puede aplicar calor local húmedo previo a la toma ya que facilita la salida de la leche acompañado de ejercicios de expresión manual de la mama. Una vez que se ha realizado la toma, puede ser recomendable aplicar frio local o aplicación de hojas de col (previamente frías) en la mama. Si no se controla el dolor , el medico puede prescribir antiinflamatorios.

Cómo amamantar a mi bebé

Dar el pecho puede ser considerado algo fisiológico y natural, que las mujeres llevan siglos haciendo , sin necesitar talleres prácticos , ni estudios. Sin embargo, parece que no es tan fácil como se piensa y posiblemente sería mucho más sencillo si tuviéramos claro una serie de conceptos :

La hora posterior al nacimiento es crítica para el inicio de la lactancia y de algo tan mágico como es el vínculo que se establece entre madre e hijo. Por ello es tan importante algo que ya se hace en todas las maternidades; poner al bebé en contacto piel con piel una vez que ha nacido.

Recordad posteriormente la necesidad de que madre e hijo estén en contacto frecuente para conseguir una producción suficiente de leche y un acople adecuado entre ambos, evitad visitas en la maternidad en esos primeros días tan estresantes que la madre necesita tanto apoyo y tranquilidad.

Dar el pecho no requiere de reloj; simplemente ofrecérselo al bebé tan frecuentemente como él te lo pide por el día y por la noche, es decir, a demanda. Se debe amamantar al recién nacido siempre que tenga señales de tener hambre, empezando a estar más activo, chupándose las manos, buscando el pecho. Lo ideal es alimentarle antes de que llegue a llorar, que ya es un momento de estrés que dificultará el enganche.

Reconocer la importancia de conocer cómo es el enganche y las posturas adecuadas

Con el bebé muy cerca de la madre (en contacto tripa con tripa) se debe dirigir el pezón hacia la nariz para que abra grande la boca e introduzca una gran parte del pecho dentro de la boca, además del pezón, debe asegurarse que esté dentro gran parte de la areola superior. Se aconseja que el labio inferior esté evertido y lejos del pezón. La nariz y la barbilla estarán tocando el pecho. Si el enganche no es adecuado, aparecerán problemas que dificultarán la lactancia y la nutrición adecuada del bebé : las grietas, mala extracción de leche, ingurgitación e incluso mastitis.

Posturas para amamantar

Hay diferentes posturas para amamantar según los momentos y también los problemas que pueda tener la madre ( gemelos, cicatriz de cesárea, obstrucción de conductos lactilíferos, etc). En general lo importante es que la madre y el niño estén cómodos, relajados y tengan un buen acople. Las que se utilizan más frecuentemente son la posición de sentada y la de acostada. Hay que asegurarse que cabeza, cuello y columna del bebé estén alineados y no estén torcidos. El mentón dirigido hacia arriba .

Pezón doloroso en la lactancia

Puede existir una molestia inicial cuando el bebé empieza a mamar, pero no es normal que la lactancia sea dolorosa . Si ocurre esto, se deberá descartar algunos problemas asociados.

  • Un mal enganche puede producir dolor en los pezones y llegar a provocar la aparición de grietas que pueden ser muy dolorosas, e incluso sangrar. Se soluciona modificando el enganche.
  • Un frenillo sublingual corto puede dificultar el enganche, la movilidad de la lengua y no permitir el drenaje adecuado de leche. En determinadas ocasiones habrá que seccionar el frenillo si el niño no se alimenta adecuadamente.

¿Cómo extraer leche materna?

En algunas situaciones (niño prematuro, con problemas de salud, si tienes que ausentarte y no puedes dar alguna toma) puede ser necesario realizar una extracción de leche para seguir alimentándole con leche materna. Se puede realizar de manera manual con extractores eléctricos. Previamente es aconsejable hacer un masaje rotatorio en el pecho para facilitar la el flujo de leche hacia el exterior. Es importante el almacenamiento adecuado de la leche en envases adaptados, de manejo estéril y sin perder la cadena del frío.

Las primeras veces que se realiza la extracción puede ser que salga muy poca cantidad, pero con la práctica y el uso regular se consigue mucha más cantidad.

Crema para preparar el pezón para la lactancia

No se recomienda la aplicación sistemática de pomadas en el pezón. Si hay grietas, estas se suelen relacionar con un mal enganche. Se debe explicar bien la postura adecuada del bebe ( foto) con un enganche adecuado y aplicar alguna pomada de lanolina y/o unas gotas de leche de la propia madre que tiene propiedades hidratantes y cicatrizantes.

Escrito por: Dra. Begoña Arias

Jefa de Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela

Categorias: Embarazo Lactancia