El saco gestacional

¿Qué es el saco gestacional?

Es una esfera que se forma alrededor del embrión cuando este se implanta en el útero. Está lleno de líquido y sus funciones principales son proteger al feto y aportar los nutrientes necesarios para su desarrollo en los primeros momentos de la gestación.

Saco gestacional de 5 semanas

El saco gestacional es uno de los primeros signos de embarazo. Con los ecógrafos más potentes y en condiciones favorables tu ginecólogo podrá verlo a través de una ecografía vaginal a partir de la semana cinco.

En la imagen se observarán como dos aros concéntricos situados en el interior del útero. Según avanza la gestación, a partir de este saco, se desarrollarán la placenta y otras estructuras necesarias para el crecimiento del feto.

Tipos de saco gestacional

El aspecto que tenga el saco gestacional es importante, ya que permite evaluar la gestación en las primeras semanas. A continuación, te contamos los tipos de saco gestacional que pueden desarrollarse:

Saco gestacional Irregular

Cuando tiene bordes irregulares, asimétricos o una forma alargada puede suponer un alto riesgo de aborto.

Saco gestacional Fúndico

Cuando se implanta correctamente en el útero, también llamado normoimplantado. En el caso de que el saco gestacional se implante fuera del útero se producirá un embarazo ectópico.

Saco gestacional Anembrionario

Este se encuentra vacío, bien porque el óvulo fecundado no llega a formar el embrión, o porque este deja de desarrollarse en una etapa muy temprana.

La formación de un saco anembrionario puede darse por varios motivos, entre ellos:

  • Problemas genéticos de la madre
  • Baja calidad de los óvulos o del esperma.

Esta situación se denomina embarazo anembrionario, y puede llegar a provocar dolores pélvicos, náuseas y vómitos, de manera similar a los de una gestación normal, pero sin embrión.

Muchos de los problemas mencionados anteriormente se detectan a través de una ecografía y son relativamente frecuentes.
Varios estudios estiman que entre un 15 y 30% de los embarazos acaba en un aborto espontáneo. A veces, sin que la mujer llegue a conocer que ha estado embarazada por unos días o unas semanas.

Desarrollo del saco gestacional

Si acabas de quedarte embarazada y acudes al ginecólogo, es posible que el saco gestacional aparezca vacío en la primera ecografía. ¡No te asustes! Esto no quiere decir que haya problemas, simplemente que el embrión aún no tiene el tamaño suficiente para ser visible.

Con el paso de los días, aunque inicialmente no se vea en la ecografía, sí podrán escucharse los latidos del embrión a un ritmo muy rápido.

Las medidas del saco gestacional varían en función del tiempo. Entorno a la cuarta o quinta semana suele tener un diámetro de entre dos o tres milímetros.
A partir de ese momento no para de crecer, a un ritmo de 1 mm diario.

Desprendimiento del saco gestacional

Los desprendimientos del saco gestacional en la zona de unión con el útero suelen ser frecuentes.

Suelen ser parciales, por lo que el embrión continúa su desarrollo con normalidad. Sin embargo, es aconsejable guardar reposo para evitar riesgos innecesarios que impidan que el embarazo progrese adecuadamente.

Causas del desprendimiento gestacional

Las causas de estos desprendimientos son diversas. Desde un pequeño golpe, hasta una deficiencia nutricional, estrés o alteraciones cromosómicas.

Si por desgracia, el desprendimiento es total, se produce un aborto espontáneo.

Dependiendo de la fase de desarrollo en la que se produzca, será necesario o no realizar un raspado o legrado en un centro hospitalario.

El sangrado vaginal, dolores abdominales, cólicos, dolor en la columna lumbar y las contracciones uterinas con dolor pueden ser síntomas de un aborto espontáneo.

Validado por: Dra. Ana Román

Servicio de Ginecología y Obstetricia Hospital Universitario Sanitas La Moraleja.

Compartir
Publicado por
Validado por: Dra. Ana Román