Sanihub
Tus dudas de salud
Resuelve aquí tus dudas médicas

La enfermedad de alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es una patología neurodegenerativa, progresiva e irreversible. Afecta a las neuronas de la corteza cerebral y otras estructuras cercanas, y con el tiempo lleva a una degeneración de la función cognitiva y a trastornos conductuales. Generalmente aparece de forma lenta, en torno a los 60 años, y resulta complicado detectarla de manera precoz. Tienen más riesgo de padecerla las personas con antecedentes familiares.

Los enfermos de Alzheimer presentan dos tipos de lesiones comunes en el cerebro:

  • Placas seniles formadas por depósitos de proteína beta-amiloide (placas amiloides), cuya acumulación se asocia con la degeneración del tejido cerebral y la muerte neuronal.
  • Aparecen ovillos neurofibrilares, que son nudos que se forman en las neuronas debido a un mal funcionamiento de la proteína tau, promoviendo también la muerte neuronal.

Efectos de la enfermedad de alzheimer

La enfermedad de alzheimer afecta primero a la memoria, el lenguaje y la orientación. Los pacientes afectados pueden tener dificultades para recordar nombres de personas que conocen (familiares y amigos) o cosas ocurridas de forma reciente (donde han dejado las llaves de casa). Es una enfermedad que empeora con el tiempo haciendo que el paciente se vuelva agresivo e irascible, porque su capacidad para controlar sus emociones se deteriora.

Si bien el Alzheimer no tiene cura y no se pueden recuperar las capacidades perdidas, algunos fármacos pueden ayudar controlar algunos de los síntomas.

Tipos de Alzheimer 

  • Familiar o hereditario: se llama así porque ocurre en personas con antecedentes familiares. En este caso empieza antes de los 60 años y está producido por mutaciones de ciertos genes
  • Asociado al síndrome de Down: puede aparecer después de los 12 años.
  • Asociado a la edad: comienza después de los 60 años.

Diagnóstico

En la actualidad no existe una única prueba para diagnosticar el enfermedad de alzheimer , por lo que los especialistas en neurología realizan distintas pruebas y exámenes para identificar la enfermedad.

Entre las pruebas que se realizan para confirmar o descartar la enfermedad de alzheimer está el test mini-mental que evalúa la orientación, la concentración, la memoria y el lenguaje, entre otros parámetros, y el test del reloj, que consiste en hacer que el paciente dibuje en un papel un reloj con las manecillas señalando las once y diez, de esta manera se valora si el paciente escribe bien todos los números, si los coloca en el sitio correcto y si pone las manecillas marcando la hora que se le ha dicho.

Para confirmar la sospecha de la enfermedad de alzheimer  también se utilizan técnicas de imagen, como el TC (Tomografía Computerizada) y la resonancia magnética , que son capaces de mostrar  la atrofia que se produce en algunas estructuras cerebrales y su evolución en el tiempo.

Una vez confirmada la enfermedad de alzheimer es fundamental ponerse en manos de un equipo multidisciplinar de profesionales médicos que ofrezcan un abordaje integral de la enfermedad, dando apoyo tanto al paciente como a sus familiares y cuidadores, de los que el paciente termina dependiendo por completo.

Etiquetas: Mayores