Diagnóstico de la hipertensión arterial

La hipertensión arterial es una enfermedad sistémica que muchas veces nos ofrece unos síntomas específicos, y en muchas ocasiones, su diagnóstico se hace por casualidad en el transcurso de una revisión o en un chequeo. El aspecto más importante a destacar es que somos hipertensos, y que tenemos que controlar la hipertensión. Para ello, existen distintas formas.

Medidas para controlar la hipertensión

Si en un momento determinado, nos hacen el diagnóstico hipertensión el primer tratamiento siempre son lo que llamamos medidas higiénico-dietéticas que básicamente se resumen en

Reducir la cantidad de sal

Reducir la cantidad de sal, fundamentalmente en la que se añade con el salero y evitar productos que sean ricos en sal, sobre todo de productos envasados productos precocinados, zumos envasados.

Dieta mediterránea

La segunda cosa relacionada con la restricción de la sal es hacer una dieta mediterránea, una dieta rica en frutas, en verduras y en legumbres, esto  nos va a ayudar a controlar la hipertensión pero también el peso y otros factores de  riesgo.

Ejercicio físico

En tercer lugar está la realización de ejercicio físico. Y en la relación de ejercicio tenemos dos cosas importantes:

  • Aumentar la actividad física en nuestra vida diaria: La primera es intentar aumentar en nuestra vida diaria la actividad física que hacemos, existen aplicaciones,  podómetros o cosas que nos ayudan a controlar la actividad que hacemos que simplemente se basa en por subir escaleras o coger el metro más lejos para ayudar a aumentar nuestra entidad física.
  • Actividad física con deporte: Lo ideal sería poder además añadir actividad física aunque sea caminata, bicicleta o alguna actividad, que nos va a ayudar a controlar la tensión y al resto de factores de riesgo.

Sobrepeso, diabetes y colesterol alto

El paciente hipertenso muchas veces tiene sobrepeso, diabetes, colesterol alto, y el control de muchos de ellos nos va ayudar a controlar el resto de factores de riesgo. Si finalmente, después de todo esto nuestro médico decide que se necesita un tratamiento farmacológico de pastillas, todo esto no lo tenemos que dejar, esto siempre es obligatorio en el tratamiento, y en caso que nos pongan medicación, tenemos que intentar cumplir la medicación.

En el caso de que notéis que aparecen efectos secundarios la medicación, o la tensión no se controla acudir al médico siempre antes de retirarla para intentar hacer ajustes,  y junto a esto evidentemente se debe hacer un control periódico de las cifras de presión arterial para confirmar que están por debajo de los objetivos, o que están controladas en el caso que no lo estén, será nuestro médico él que nos ayude a regularlas.