Una consulta muy frecuente que tenemos los dermatólogos está en relación con la exposición al sol, los problemas que podemos presentar a la exposición al sol incontrolada.

El sol y la piel

El sol es una fuente de salud, de bienestar y de optimismo, podemos disfrutar de él durante todo el año y fundamentalmente en verano, pero siempre utilizando nuestras cremas de protección solar. Estas cremas van a tener un índice de protección solar mucho más elevado por encima de 50 en aquellas pieles muy claras que siempre se van a quemar y no se broncean. Y  vamos a poder reducir nuestro índice de protección según vaya siendo nuestra piel más oscura. Y los prototipos más altos 4 y 5 podemos utilizar un índice de protección solar más bajo.

Cremas solares

Las cremas de protección solar también las podemos adecuar a nuestro tipo de piel, tenemos una amplia gama en la farmacia y parafarmacia de índices de protección solar y de diferentes tipos en función de que nuestra piel, sea más grasa o sea más seca, o dependiendo de si es para la zona de la cara o  del cuerpo.

Protección solar en la infancia

Por otro lado, es importante mencionar la protección solar en la infancia, los dermatólogos saben que los niños entre los momentos iniciales del nacimiento  y de exposición al sol y los 18 años, si se consigue evitar la quemadura solar vamos a poder reducir hasta en un 78% la aparición de cáncer de piel en la edad adulta.

Por tanto merece la pena hacer este esfuerzo, si queremos exponernos al sol de una manera segura no debemos olvidar nunca:

  • Las gafas de sol.
  • El  gorro de protección solar.
  • La crema de protección solar.

Exposición al sol los días nublados

Hay que recordar que los días nublados también tenemos que hacer una protección adecuada, porque aunque no tengamos sensación de calor, la radiación ultravioleta va a seguir pasando, por tanto tenemos riesgo de quemadura.

Protección solar todo el año

Al mismo tiempo no tenemos que olvidar que los consejos de protección solar no solo deben estar relacionados en la época de verano o de sol, como son los meses en los que fundamentalmente disfrutamos en las actividades de playa y piscina, sino que aquellas personas que hacen trabajos al aire libre, o que hacen deporte al aire libre durante todo el año, también tienen que tener en cuenta utilizar un filtro de protección solar, quizá con una protección más baja para evitar esa radiación solar acumulativa que está que al final termina dándonos problemas cuando somos personas mayores.