Dicen que Juego de Tronos, basada en la obra de George R. R. Martin, es una versión cinematográfica del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DMS-5, en sus siglas en inglés), que recoge la descripción y los síntomas de los trastornos mentales existentes. AVISO SPOILERS
Al margen de esta comparación exagerada, lo cierto es que muchos de los personajes de Juego de Tronos muestran posibles síntomas de trastornos mentales que algunos especialistas ya se han atrevido a identificar.
El primero fue el psicólogo Kirk Honda, autor del podcast Psicología en Seattle, quien hizo una aproximación a los problemas mentales de los personales de Juego de Tronos. A Honda le han seguido otros especialistas que han intentado profundizar en los trastornos mentales de los personajes de la saga. ¿Qué enfermedades se ocultan tras el comportamiento de los personajes principales?

Cersei Lannister: psicopatía y trastorno de personalidad antisocial

Superviviente nata, le gusta instigar y conspirar, y nada le detiene a la hora de conseguir sus objetivos. Está dispuesta a sacrificar cualquier cosa y a cualquier persona, y necesita reafirmar su valía en un mundo dominado por la masculinidad. Por su comportamiento se identifican rasgos de un trastorno de personalidad antisocial. Tal vez por ello una de sus frases más emblemáticas sea ‘En el juego de tronos, o ganas o mueres’.

Jeoffrey Baratheon: trastorno de personalidad sádica

Aunque el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales no contempla este trastorno en su última edición (en la anterior tampoco), lo cierto es que el comportamiento de Jeoffrey se podría describir como sadismo tiránico. Despiadado, cruel, sádico, falto de empatía y remordimientos… parece reunir lo peor de la condición humana. Aun así, hasta estos comportamientos tan extremos pueden tener un tratamiento. A la personalidad sádica de Jeoffrey, se le puede sumar un trastorno antisocial de la personalidad y un narcisismo exacerbado.

Sandor Clegane: trastorno por estrés postraumático

También conocido como El Perro, es un personaje duro, agresivo e incluso se le podría calificar como psicópata. Aun así, en ocasiones muestra un atisbo de piedad, o al menos de remordimiento. Su comportamiento se debe a los abusos que sufrió en la infancia por parte de su hermano, mucho más cruel y violento, quien quemó y desfiguró su cara (de ahí su gran miedo al fuego). La forma de sobrellevar su vida adulta es mostrando una crueldad similar.

Ramsay Bolton: personalidad sádica y antisocial

Junto a Jeoffrey Baratheon, es uno de los personajes más despiadados de la serie. Según sus rasgos, se trata de un psicópata sádico: le gusta hacer daño y torturar a los demás y no muestra la más mínima duda o arrepentimiento. Además, es sexualmente depravado, manipulador y carece totalmente de empatía. Este comportamiento podría tener su origen en la infancia y la complicada relación con su padre, que tenía rasgos similares.

Theon Greyjoy: complejo de inferioridad y síndrome de Estocolmo

Aunque fue criado por los Stark, sus esfuerzos para integrarse no consiguieron que fuera considerado uno más de la familia. Busca constantemente la aprobación de los demás y reafirmarse como persona válida y fuerte, pero las circunstancias, y en especial la mala suerte de caer en manos de Ramsay Bolton, hacen que esto sea imposible. Algunos psicólogos también distinguen en Greyjoy cierto síndrome de Estocolmo por la sumisión característica de su personaje.

Stannis Baratheron; obsesivo compulsivo

El Señor de Rocadragón es obsesivo e inflexible. Está obsesionado con la justicia, que si esto es justo que si aquello no… Los psicólogos coinciden en que podría tener un trastorno obsesivo compulsivo, reflejo de su inseguridad.

Daenerys Targaryen: posible enfermedad mental hereditaria

Las crueles y despiadadas decisiones de Daenerys en la temporada final de Juego de Tronos han hecho que pase de ser la admirada Madre de Dragones, a la Reina Loca, un nombre bastante apropiado si tenemos en cuenta sus antecedentes familiares. A lo largo de la saga, al menos la mitad de los Targaryen han mostrado trastornos mentales, lo que hace pensar en la presencia de una enfermedad hereditaria que termina desencadenándose tarde o temprano. ¿Habrá heredado Daenerys el ‘gen de la locura’? Lo cierto es que casi todos los miembros de la familia parecen estar afectados por ideas delirantes que les empujan a cometer locuras o atrocidades: Helaena Targaryen sufrió una gran depresión y terminó suicidándose; Aerys II, el Rey Loco, tenía paranoia; Viserys, hermano de Daenerys, sufría ira irracional y comportamiento obsesivo… Y remontándonos más atrás en la línea familiar, no debemos olvidar que el príncipe Aerion Targaryen bebió fuego valyrio convencido de que así se convertiría en dragón. Naturalmente, murió. No obstante, la mayoría de estos personajes ha vivido situaciones extremas a lo largo de su vida que han podido mermar sus facultades mentales, ¿qué parte de locura se debe a las circunstancias vividas y qué parte a la genética?

Como vemos, Juego de Tronos parece ser un reflejo de plena actualidad de varios trastornos de salud mental. La buena noticia es que todos estos trastornos pueden ser abordados desde el punto de vista terapéutico. Lo importante es contar con un diagnóstico acertado y la ayuda de profesionales cualificados, lo que permitirá determinar cuál es la mejor terapia para cada uno de los trastornos que, al margen de la ficción, también son frecuentes en la vida real.