¿Qué es la diabetes mellitus?

La diabetes es una enfermedad crónica, en la que los niveles de glucosa en sangre (azúcar) permanecen por encima de los niveles normales porque se produce una falta de insulina o una resistencia a su acción.

¿Es frecuente la diabetes mellitus?

A nivel mundial la sufren 422 millones de adultos, eso significa que una persona de cada 11 tienen diabetes. En España aproximadamente la padecen el 14% y casi la mitad lo desconocen. La OMS estima que será la 7ª causa de muerte a nivel mundial en el 2030.

Síntomas de la diabetes mellitus

A veces produce síntomas como mucha sed, hambre, pérdida de peso y aumento de la diuresis. Lo grave es que hay muchos enfermos  que no presentan síntomas, sin embargo la hiperglucemia va causando daño y disfunción en diferentes órganos del cuerpo, especialmente los ojos, riñones, nervios, corazón y arterias.

Diagnóstico de la diabetes mellitus

Se diagnostica por análisis sanguíneo, bien midiendo la glucemia en ayunas, la hemoglobina glicosilada o tras realizar una sobrecarga oral de glucosa de 75 gramos y midiendo la glucosa 2 horas después. También si en cualquier momento  es mayor de 200 mg/dl y hay síntomas de diabetes: sed intensa, aumento de la cantidad de orina, hambre, pérdida de peso injustificada.

Tipos de diabetes

Diabetes tipo 2

Es la más común (90-95% ). El riesgo de padecer este tipo de diabetes aumenta con la edad, la obesidad y la falta de actividad física, también está asociado a una predisposición genética.aparece ya en adultos y surge como consecuencia de una producción insuficiente de insulina, lo que hace que se disparen los niveles de glucosa en sangre. Normalmente, esta diabetes se da en adultos con sobrepeso u obesidad, situación que hace que se metabolice aún peor la glucosa.

La diabetes mellitus tipo 2 se diagnostica con una determinación de los niveles de glucosa. Esto se hace en ayunas y después de comer. Lo normal es tener antes de comer unas cifras de glucosa que varían entre 70 y 100 mg/dL y después de comer, como a las dos horas, menos de 140.Si estas cifras no se encuentran en este rango, el médico puede sospechar de la existencia de diabetes tipo 2, que es un importante factor de riesgo cardiovascular. En estos casos, lo primero que se tiene que hacer es bajar de peso, llevar una dieta saludable y hacer ejercicio, ya que son los pilares básicos del tratamiento de la diabetes tipo 2.

Diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 es más común en niños- jóvenes delgados. Se produce por la falta de producción de insulina. Sólo se puede tratar con insulina. Es de origen autoinmune, es decir, la genera el propio organismo que no es capaz de producir insulina.

Aparece en niños y una vez diagnosticados tienen que tomar insulina varias veces al día, justo antes de comer, para que se pueda metabolizar el azúcar que se adquiere con los alimentos.

Para los niños con diabetes es muy importante que se impliquen en el control de su enfermedad, porque es una patología crónica, que no se cura y tienen que aprender a vivir con ella para evitar complicaciones y tener una vida sana. El síntoma principal de la diabetes mellitus tipo 1 es el aumento de la sensación de sed, acompañada de una mayor producción de orina, cansancio y pérdida de peso que no está justificada, ya que el niño suele comer más.

Diabetes gestacional y diabetes secundarias

La diabetes gestacional se diagnostica durante la gestación y que normalmente se resuelve tras el parto y las diabetes secundarias a uso de medicamento u otras enfermedades.

Tengo diabetes tipo 2, ¿ahora qué?

Para retrasar la aparición de las complicaciones debemos conseguir y mantener un buen control de la glucemia, el peso, la tensión arterial y los lípidos (colesterol y triglicéridos), y es muy importante el abandono del tabaco.

¿Qué debo comer con  diabetes mellitus?

En el tratamiento de la diabetes la dieta constituye el pilar fundamental esta debe ser sana equilibrada y variada. Puede resumirse en lo que se conoce como dieta mediterránea. Hay que evitar hidratos de carbono de absorción rápida (azucares, miel, zumos de frutas, bollería, golosinas o helados…) y tomaremos alimentos con hidratos de carbono de absorción lenta como legumbres, pasta italiana, pan, patatas, arroz, etc…, ya que especialmente los dos primeros producen una elevación más suave de la glucosa en sangre. Es recomendable tomar verduras, frutas, lácteos, huevos, carnes con poca grasa y pescados. En cuanto a las grasas, es preferible utilizar aceite de oliva para cocinar o aliñar pero con moderación

Ejercicio y diabetes

El ejercicio físico ayuda a perder peso y controlar la glucemia, la tensión arterial y el colesterol.  Se debe realizar de forma programada y regular, preferentemente a diario y siempre dentro de sus posibilidades: caminar al menos una hora al día, gimnasia, natación, bicicleta, etc. También es importante aumentar la actividad diaria para ello podemos utilizar los sistemas públicos de transporte en vez del coche, ir a los sitios andando, subir las escaleras, cortar el césped, ayudar a las tareas domésticas, pasear al perro

Dejar de fumar

Si la persona es fumadora, debe abandonar el tabaco. Ser diabético y fumador multiplica el riesgo de infartos cardiacos, trombosis cerebrales, lesiones de las arterias en general y muerte.

Tratamiento de la diabetes mellitus

Hay muchos medicamentos, para la diabetes por lo que el tratamiento debe ser individualizado.  Dependiendo del tipo de diabetes, del control y de la evolución se tratará con fármacos vía oral, inyectables o insulina. Es fundamental tomar las medicinas como son prescritas y siguiendo el horario indicado. El utilizar un fármaco inyectable o insulina no significa que “estén más graves”, es una medicación que va a ayudar a controlar los niveles de glucosa.

Control de la diabetes 

Es muy importante tener un buen control de la diabetes, tanto de tipo 1 como de tipo 2, para evitar complicaciones vasculares, como son la retinopatía, la nefropatía y el pie diabético. Controlar la enfermedad desde el principio es clave para mantener una buena calidad de vida.