Hoy te damos 7 consejos para maquillarse para Halloween. Ya sabemos que la noche más terrorífica del año ya está aquí, pero no debe ser una excusa para no cuidar tu piel.

Como todo buen disfraz debe combinarse con el maquillaje perfecto, te contamos 7 consejos para cuidar tu piel en Halloween antes y después de aplicarte los productos, para que en la noche de brujas todo sea terrorífico, excepto tu piel:

Consejos para maquillarse

 Antes del maquillaje

  • Escoge bien los productos: El maquillaje y pinturas para disfraces suele estar cargado de aceites, siliconas o sustancias químicas que, si tienes una piel delicada, puede irritarla. Por ello, debes tener especial cuidado cuando compras los productos, revisando que la fecha de caducidad no haya pasado y leyendo atentamente la lista de ingredientes, para asegurarte que no pueden dañar tu piel.
  • Exfoliante: Antes de nada, aplica un exfoliante especialmente indicado para tu tipo de piel, de esta manera te aseguras de que está completamente limpia. Además, si después aplicas un tónico para cerrar bien los poros, será más difícil que este tipo de maquillajes tan agresivos, penetren en tu piel, por tanto, exfoliar bien la piel y aplicar después un poco de tónico deben ser los dos primeros pasos antes de tu maquillaje de Halloween.

  • Hidratante: La noche de Halloween no es excusa para no hacerlo cada día, pero si vas a aplicarte gran cantidad maquillaje para tu disfraz, es especialmente importante usar una buena hidratante que proteja bien la piel para lo que vas a aplicar encima. ¡Ahora tu piel está preparada para maquillarte!
  • El maquillaje: Cómo comentábamos, los maquillajes para disfraces suelen ser muy oleosos, nuestra recomendación es usar poca cantidad para dejar que la piel respire.

¡Recuerda!, no uses productos que no hayan pasado los controles de calidad pertinentes.

Después del maquillaje

  • Desmaquilla en profundidad:  Ha sido una noche larga, y aunque no vemos la hora de tirarnos en la cama a dormir, no debes hacerlo sin haber retirado todo el espeso maquillaje aplicado horas antes. Utiliza una buena leche desmaquillante o agua micelar, mejor si es waterproof (Resistente al agua), pues estos maquillajes son muy grasos y difíciles de retirar. Para desmaquillar los ojos y labios, es conveniente que utilices un producto indicado para ello, aplicalo suavemente sobre los párpados, la zona de la ojera y los labios con un algodón, hasta que te asegures de que has retirado la capa más superficial y espesa del maquillaje.
  • Piel limpia y fresca: Para completar la rutina de limpieza, te aconsejamos aplicar sobre el rostro, con movimientos circulares, tu gel limpiador habitual y terminar aclarándolo con agua.
  • Hidratante, siempre hidratante: Con la piel perfectamente limpia y seca, aplica tu hidratante habitual adecuada a tu tipo de piel. ¡Ahora ya estás lista para irte a la cama!