Una de las principales preocupaciones de las mujeres que se someten a un aumento de pecho es si las cicatrices serán visibles. La cicatrización depende de muchos factores, como la genética, el tipo de piel o la experiencia y habilidad del cirujano. La buena noticia es que existen tratamientos que ayudan a mejorarla, como las sesiones con cámara hiperbárica.

Cuando se produce una incisión, la piel inicia un proceso natural de reparación que pasa por distintas fases hasta la maduración de la cicatriz. En el caso del aumento de pecho, con el tiempo se difumina de manera que pasa desapercibida o es muy fácil de disimular. Pero además de la cicatriz, como consecuencia de la intervención se producen edemas, aparecen hematomas y la piel se estira favoreciendo la aparición de estrías. La cámara hiperbárica también puede prevenir o disminuir estos problemas, ya que reduce la inflamación, mejora la oxigenación de los tejidos y acelera la recuperación, ofreciendo resultados visibles a corto plazo.

Orientador tratamientos de estética

Tipos de cicatriz aumento de pecho

El tipo de cicatriz y su ubicación depende del abordaje utilizado para introducir el implante:

  • Surco submarino. Para introducir el implante se realiza una incisión de unos 4 centímetros en el pliegue que forma la unión de la mama con el tórax, de manera que la cicatriz queda oculta en el pliegue.
  • Axila. La cicatriz queda oculta por la axila y es fácil de disimular.
  • Areola. El implante se introduce a través de una incisión que se realiza en la areola. Este abordaje es recomendable en las mujeres que tienen las areolas muy dilatadas, ya que la cicatriz pasa desapercibida, pero no en aquellas que tienden a desarrollar queloides en la cicatrización.
Cicatriz aumento pecho

Cuidados de la cicatriz de aumento de pecho

  • Acudir a todas las revisiones programadas.
  • No retirar los vendajes y sujetadores especiales hasta que lo determine el cirujano.
  • Utilizar apósitos para proteger la zona.
  • Evitar el consumo de tabaco y alcohol.
  • Dormir boca arriba.
  • No hacer esfuerzo físico ni ejercicio hasta que se indique.
  • Utilizar productos que favorezcan la cicatrización o antiestrías solo cuando el cirujano lo determine.
  • Proteger los pechos del sol.

Tratamiento de la cicatriz de aumento de pecho con cámara hiperbárica

La medicina hiperbárica consiste en respirar oxígeno puro a una presión superior a la atmosférica, lo que hace que aumente la oxigenación de las células y de los tejidos del organismo. Esto se traduce en una mejor y más rápida recuperación de las lesiones, y en un acortamiento del tiempo de cicatrización. Además, es una excelente opción para reducir la inflamación y los edemas de la cirugía de aumento de pecho.

El tratamiento se realiza dentro de una cámara hiperbática, un habitáculo cilíndrico diseñado para soportar altas presiones. El paciente se coloca sobre una camilla que se desliza dentro de la cámara hiperbárica, donde se aplica el oxígeno. Para evitar la sensación de claustrofobia, la cámara hiperbárica suele ser totalmente acristalada o tiene ventanas que facilitan la visión.

Cámara hiperbárica tras operación pecho

El especialista determinará el número de sesiones necesarias, que pueden tener una duración de entre 60 y 90 minutos. Este tratamiento no causa molestias si bien es posible que se note cómo se tapan los oídos, sobre todo al inicio y final de la sesión, como cuando se viaja en avión. Para entretenerse se puede leer o utilizar dispositivos audiovisuales. 

Para conseguir los mejores resultados es muy importante acudir a un centro especializado que cuente con la tecnología más avanzada, ya que no todas las cámaras hiperbáricas son iguales ni alcanzan las atmósferas necesarias para el tratamiento de las distintas afecciones. Además, es importante la renovación constante del oxígeno para mantenerlo 100% puro.

Lee más sobre la cicatriz de aumento de pecho