Durante el verano nuestra piel sufre debido a la acción solar perdiendo luminosidad  e hidratación. Con el cambio de estación es recomendable someternos a algún tratamiento que nos ayude a recuperar la piel de los daños producidos y a frenar el fotoenvejecimiento de la piel.

Los factores de crecimiento son un conjunto de proteínas que se encuentran en nuestra sangre, que desempeñan un papel muy importante en la regeneración de los tejidos, estimulando la producción de nuevos vasos sanguíneos y  mejorando la firmeza, hidratación, elasticidad y turgencia de la piel dañada y envejecida. Este tratamiento está indicado para diferentes zonas del cuerpo como:

  • Cara y cuello
  • Pecho y escote
  • Manos
  • Cuero cabelludo

Como obtenemos el PRP

Para obtener el PRP de La tecnología del Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF®) también conocida como Endoret™, es una mezcla de proteínas autólogas, preparadas a partir de un determinado volumen de plasma rico en plaquetas, siendo la única técnica descrita hasta el momento que prepara un plasma enriquecido en plaquetas cien por cien autólogo. Al plasma obtenido, se le extraen sólo las fracciones más ricas en factores de crecimiento, que luego se inyectarán al paciente en forma de múltiples micropunciones en las zonas a tratar.

Al cabo de pocas semanas el paciente obtiene excelentes resultados como:

Mejora del grado de hidratación de la piel, aportando más brillo y luminosidad.

Disminución del PH de la piel, lo que contribuye a reforzar la protección ácida propia de la piel frente a las agresiones externas.

Descenso de la capa grasa de la piel  después de la aplicación del tratamiento.

Mejoría significativa en la profundidad de las arrugas, gracias al aumento del grosor del estrato dérmico, con remodelación del colágeno y reducción de la elastosis solar,  es decir, el envejecimiento cutáneo debido al deterioro de las fibras elásticas de la piel por la acción del Sol.

– Elevados niveles de satisfacción por parte de los pacientes.

Múltiples estudios realizados hasta la fecha, demuestran la eficacia y seguridad de este procedimiento, lo que hace del Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF®),  un tratamiento ideal para la reducción de los signos de envejecimiento de la piel.