Es posible que la aparición de manchas oscuras o negras en la piel no sea un problema grave de salud, pero para muchas personas supone un problema estético y estigmatizante, sobre todo cuando las manchas se encuentran en zonas muy visibles.

Las manchas son consecuencia de la hiperpigmentación de la piel debido a una sobreproducción de melanocitos. Estas manchas pueden aparecer por muchos motivos, como por ejemplo la exposición excesiva al sol, el uso de fármacos o cambios hormonales, como es el caso del melasma, que surge durante el embarazo.

Cuando estas manchas son negras o marrones oscuras, es posible que estemos ante un caso de acantosis nigricans, que consiste en la hiperpigmentación y engrosamiento (hiperqueratosis) de la piel. En ocasiones también adopta un aspecto verrugoso.

Estas manchas negras son más frecuentes en los nudillos, las axilas, los codos, las rodillas, los pliegues del cuello, las zonas abdominal, genital y la cara.

¿Por qué aparecen las manchas negras?

En la mayoría de los casos las manchas negras no suponen un riesgo para la salud, pero es importante que acudas al dermatólogo para que valore la causa y te ayude a mejorarlas o incluso eliminarlas. Entre las posibles causas se encuentran las siguientes:

  • Trastornos endocrinos: como la resistencia a la insulina, una hormona producida por el páncreas y necesaria para metabolizar la glucosa que llega a las células.
  • Trastornos hormonales: la alteración en la producción de algunas hormonas puede favorecer la aparición de manchas y de otros problemas cutáneos.
  • Fármacos: algunos medicamentos, como los anticonceptivos o los tratamientos hormonales, causan la hiperpigmentación de algunas zonas.

Orientador tratamientos de estética

¿Se pueden prevenir las manchas negras?

La piel es nuestro órgano más extenso y expuesto a posibles daños: el sol, cremas y medicamentos, el contacto con ciertas sustancias o tejidos, algunos tratamientos, como la depilación láser... Todo lo que tiene contacto con la piel puede afectarla en mayor o menos medida, por ello, es importante que vigilemos la aparición de hiperpigmentación y, en el caso de las manchas negras, que consultemos con el especialista para tratarlas cuanto antes.

¿Por qué aparecen las manchas negras?

Debemos conocer el origen de las manchas negras. Si se trata de un problema endocrino, el especialista podrá aconsejarnos para mejorar no solo la patología subyacente sino también prevenir la aparición de nuevas manchas. En el caso de que la causa sea el uso de medicamentos, se pueden buscar otros que no tengan como efecto secundario la hiperpigmención de la piel.

Higiene y hábitos de vida saludables

Nuestros hábitos de vida también pueden influir en nuestra piel, por lo que es fundamental mantener la piel hidratada y limpia, evitar el uso de cualquier sustancia que pueda irritarla, llevar una dieta sana y equilibrada, y beber suficiente agua.

La protección solar es muy importante para proteger y prevenir manchas negras en la piel.

Tratamiento adecuado manchas negras

Existen distintos tratamientos para tratar las manchas negras, pero es importante que el dermatólogo te indique cuál es el más eficaz en tu caso. Algunos de estos tratamientos son:

  • Cremas despigmentantes: contienen principios activos que inhiben o limitan la producción de melanina, que es la que da la tonalidad a la piel. Algunas incluyen sustancias que promueven la renovación de las células cutáneas.
  • Exfoliantes: su acción mecánica ayuda a retirar las células muertas, suaviza la piel, y mejora la absorción de las cremas despigmentantes y el resultado de otros tratamientos médicos.
  • Peeling químico: se utilizan distintos ácidos, dependiendo del tipo de piel y de la pigmentación, para provocar una renovación cutánea y la eliminación de las manchas.
  • Tratamientos con láser: existen distintos tipos de láser que actúan de manera localizada sobre la mancha. Además de eliminar la pigmentación, ayudan a eliminar las células muertas, promueven la formación de colágeno y la renovación cutánea.
  • Luz pulsada intensa IPL: actúa con una longitud de onda específica sobre los melanocitos, eliminando las manchas sin dañar el tejido circundante.