Ser madre es una de las experiencias más hermosas de la vida, pero implica importantes cambios en nuestro cuerpo y puede dejarnos algunas secuelas difíciles de eliminar o disimular.

Entre ellas, se encuentran las estrías, esas marcas rugosas y onduladas, como si fueran cicatrices, y que lucen muchas barrigas, piernas y muslos tras el embarazo.

La piel es el órgano del cuerpo más extenso y es muy flexible, sin embargo, en ocasiones no es capaz de adaptarse correctamente a los cambios de volumen que sufre nuestro organismo, como por ejemplo durante el embarazo.

¿Cómo se forman las estrías?

Las estrías se forman por un estiramiento excesivo de la piel que provoca la rotura de las fibras de colágeno y elastina.

Cuando el estiramiento es muy rápido o se produce en poco tiempo, como ocurre en el embarazo, se altera la producción de colágeno y la piel se rompe provocando estas ‘cicatrices’, que pueden ser rojas o de color blanquecino.

¿Prevenir las estrías?

Lo cierto es que prevenir las estrías no siempre es fácil durante el embarazo, y por muchas medidas que tomemos para evitarlas, como la aplicación de cremas antiestrías o cambios en la alimentación,, su aparición dependerá en gran medida de nuestro tipo de piel y del peso que ganemos, entre otras cosas.

¿Qué podemos hacer para eliminar las estrías?

El tratamiento de las estrías, el láser ICON, que combina la acción del láser y la luz pulsada para mejorar el aspecto de la piel.

La aplicación de este tratamiento estimula la formación de nuevo colágeno para borrar poco a poco las estrías y dejar la piel más lisa y sin marcas.

El número de sesiones necesarias, dependerá de las características de la piel del paciente. La consulta de hace de manera ambulatoria y  no generan dolor o molestias, por lo que puedes retomar tus actividades diarias en cuando vuelvas a casa.

Tras aplicar un gel conductor específico, el especialista tratará con el láser ICON en las zonas afectadas y desde la primera sesión podrás comprobar que las estrías son más pequeñas y finas.