La flacidez tiene su origen principalmente en que con el paso de los años nuestro cuerpo va disminuyendo la producción de colágeno y elastina. Eso provoca que nuestra piel pierda firmeza. Otra causa que favorece también a la aparición de la flacidez es la pérdida de tono muscular por haber adelgazado demasiado rápido.

¿Flacidez en la cara y cuello?

Aunque la flacidez afecta a todo el cuerpo, vamos a centrarnos en la flacidez  de la cara y cuello, que es el aspecto más visible.

Los signos más evidentes de la flacidez facial, es tener los pómulos flácidos, la piel de nuestro cuello poco tersa o  que nuestra mirada ya no es muy expresiva. Por eso, buscamos soluciones pero que no sean demasiado invasivas, y lo más importante, que no descuadren la proporcionalidad de nuestro rostro, en definitiva, que al hacernos un tratamiento de rejuvenecimiento facial no nos cambien las facciones y perdamos naturalidad, que nos reconozcamos ante el espejo, pero con mejor aspecto.

¿Cómo combatir  con los hilos tensores la flacidez?

Actualmente hay muchísimos tratamientos para combatir la flacidez, pero existe un método eficaz y poco invasivo que consiste en la colocación de Hilos tensores en las zonas a tratar. La función de estos hilos tensores es  provocar en nuestra piel una reacción que active la producción de colágeno y elastina. Los hilos tensores que más se utilizan son:

  • Los Hilos tensores monofilamentos, que logran un efecto tensor inmediato, además son reabsorbibles por nuestro organismo.
  • Los Hilos tensores espiculados se diferencian de los monofilamentos porque tienen pequeñas espículas que se enganchan a la dermis, a la vez que el hilo se estira se consigue un rostro más firme.

Normalmente la duración del tratamiento es de 1 hora y con una sola sesión es suficiente. Se suele utilizar un poco de anestesia local y no es doloroso, lo único que notaremos es una ligera inflamación de 1 ó 2 días y nos puede salir algún hematoma en las zonas tratadas, ese hecho es normal e incluso positivo, ya que las sustancias que provocan el proceso inflamatorio nos ayudarán a obtener un mejor resultado del tratamiento.

La forma de introducción es muy sencilla, debido que el hilo viene incorporado en una aguja especial que permite que el médico lo coloque en el punto exacto. Se suele recomendar que antes de realizar el tratamiento no se consuman bebidas energéticas, café o refrescos y evitar fumar.

¿Qué tipos de hilos tensores elegir?

La decisión de qué tipo de Hilo tensor necesitamos dependerá del diagnóstico y recomendación de nuestro Médico Estético.

En definitiva, gracias al tratamiento de Hilos tensores muchas mujeres y también hombres han recuperado firmeza en su rostro.