La operación de pecho es la cirugía que se lleva a cabo tanto para aumentar las mamas, como para reducir su tamaño. Es importante elegir un buen centro que cuente con un equipo de cirujanos plásticos con experiencia para garantizar el éxito de la técnica.

Antes de la operación

Elegir la prótesis

Antes de someternos a una operación de pecho de aumento, debemos considerar las distintas posibilidades que hay y elegir la prótesis que más se adapten a nuestras necesidades.

Existen distintos tipos, lisas o rugosas, y con diferentes formas. De su elección dependerá el resultado y aspecto final que adquieran las mamas.

La anestesia

La mamoplastia de aumento es una cirugía que se lleva a cabo con anestesia general y de forma ambulatoria, es decir, la paciente está dormida en todo el proceso y una vez que han transcurrido unas horas desde que ha salido de quirófano se puede ir a casa.

Antes de la intervención el anestesista pedirá que te hagas una analítica completa, para ver tus niveles de coagulación; un electrocardiograma, para ver cómo está tu corazón, y una radiografía de tórax, con la que valorará el estado de tus pulmones.

Es necesario que conozca estos parámetros para planificar la anestesia con seguridad.

Por su parte, la mamoplastia de reducción se hace con una anestesia un poco más fuerte para reducir el dolor una vez que se ha terminado la intervención. Además, la intervención dura más horas, ya que hay que retirar la grasa y el tejido que sobra con una mínima incisión para obtener un buen resultado estético.

Medicación

Como antes de someterte a cualquier operación de pecho, debes comentar a tu cirujano plástico y a tu anestesista la medicación que tomas y si estás tomando algún suplemento alimenticio o nutricional, ya que puede interferir con la anestesia.

No fumar

Si fumas, debes dejar de fumar dos semanas antes de la intervención, ya que el tabaco dificulta la cicatrización. Asimismo, debes moderar o evitar el consumo de alcohol.

Postoperatorio

En los dos tipos de operación de pecho los primeros días tienes que seguir un reposo relativo, intentando no coger peso ni hacer movimientos bruscos.

Planifica la cirugía  de operación de pecho de acuerdo con tus necesidades laborales y personales, porque necesitarás un tiempo para recuperarte. Para ese tiempo, busca la ayuda necesaria para hacer ciertas tareas, sobre todo en los primeros días. Planificar el postoperatorio es importante para que no te genere un estrés innecesario que pueda afectar al proceso de recuperación.