¿No sabes cómo eliminar la acumulación de grasade tus piernas y glúteos? ¿Sufres de piernas cansadas? ¿Te gustaría mejorar la circulación venosa? Si es así, la presoterapia puede ser tu gran aliada. Esta técnica, concebida inicialmente para el tratamiento de problemas vasculares, tiene grandes beneficios terapéuticos y cosméticos, principalmente sobre la grasa localizada.

Presoterapia qué es

La presoterapia consiste en la aplicación de presión continuada en distintas partes del cuerpo, habitualmente piernas, glúteos y brazos. Esta presión se ejerce insuflando aire en un traje neumático adaptado a las distintas zonas a tratar, lo que permite realizar un drenaje linfático. El efecto de compresión y relajación de la presoterapia tiene los siguientes beneficios:

Orientador tratamientos de estética
  • Mejora la circulación sanguínea y, en consecuencia, la sensación de piernas cansadas.
  • Disminuye la retención de líquidos, los edemas y linfedemas, por lo que es un buen tratamiento complementario para personas que han sido sometidas a alguna cirugía, como la mastectomía.
  • Elimina la celulitis localizada y previene la acumulación de grasa.
  • Estimula el sistema inmunológico.
  • Ayuda a eliminar toxinas.
  • Reduce el volumen y peso corporal en combinación con una dieta equilibrada y actividad física frecuente.
  • Favorece la distensión abdominal y reduce los trastornos digestivos.
  • Ayuda a reafirmar y tonificar músculos y articulaciones.

Tratamiento presoterapia

La presoterapia es un tratamiento eficaz, seguro e indoloro. No obstante, es importante que antes de iniciar un tratamiento consultes con el especialista para que valore tu situación y confirme si la presoterapia es el tratamiento más conveniente y que mejor se adapta a tus necesidades.

A diferencia de otros tratamientos, la presoterapia no requiere una preparación previa específica. El tratamiento se realiza en cabina con un equipo de última generación. Existen trajes neumáticos para las distintas zonas del cuerpo, pero lo habitual es que los tratamientos de presoterapia se centren en las piernas, glúteos y abdomen. En este caso, el especialista te pedirá que te tumbes en la camilla y te introduzcas en un traje neumático que cubre estas zonas. Es como si te metieras en unos pantalones acolchados, algo parecido a un traje de astronauta, pero que solo cubre la mitad inferior del cuerpo.

Una vez ajustado el traje neumático, el especialista activará el programa de presoterapia que mejor se adapte a tus necesidades y objetivos. Lo que notarás es cómo el traje se va inflando y ejerciendo presión desde los pies hasta el abdomen, primero con una presión leve para después pasar a presiones más fuertes e intensas. El traje está dividido en compartimentos estancos, por lo que no sientes la presión de una sola vez, sino de manera gradual, conforme se van llenando cada uno de los compartimentos.  La sensación es muy placentera y relajante, ¡incluso puedes llegar a dormirte! Por lo tanto, el tratamiento no tiene ningún efecto adverso y puedes retomar tu vida diaria con normalidad después de cada sesión.

El especialista determinará qué tipo de programa necesitas y la duración de cada sesión para alcanzar el objetivo que te has marcado, pero lo habitual es que cada sesión dure entre 20 y 30 minutos. El número de sesiones también dependerá de tus necesidades.

Beneficios de la presoterapia

Una de las principales ventajas de la presoterapia es que puede combinarse con otros tratamientos estéticos, como la cavitación, que consiste en la aplicación de ultrasonidos de baja frecuencia que favorecen la formación de pequeñas burbujas de vapor cuya presión destruye la grasa localizada.

Aunque la presoterapia es un tratamiento seguro para las personas sanas, está contraindicada en las que tienen trombosis venosa profunda, heridas o infecciones en la zona a tratar. Tampoco está recomendado en embarazadas, en personas con problemas cardiacos o en pacientes oncológicos.