Ya ha pasado lo más difícil, y  la recuperación de la mamoplastia está siendo todo un éxito. Aunque aún te queda algún tiempo para que todo vuelva a la normalidad y no quede rastro de la operación,  recuerda que debes seguir los consejos que te haya dado tu cirujano para las curas de las incisiones, que aunque cada vez son menores, hay que seguirlas a rajatabla para que la cicatrices sean mínimas.

El proceso de cicatrización

Piensa en que el proceso de cicatrización tiene un tiempo, donde el tejido se va regenerando poco a poco hasta cubrir las incisiones hechas para insertar las prótesis mamarias. Recuerda que hablamos de una piel muy delicada y sensible que requiere de unos cuidados específicos, en función de las características de tu piel, de las incisiones y de tu edad.

Durante el proceso de cicatrización en la recuperación de la mamoplastia, se produce una regeneración de las capas de la piel, como son el epitelio y la dermis. Para todo este proceso es necesaria la fabricación de colágeno para que se formen nuevas fibras. Estas son un poco diferentes lo que hace que pueda quedar alguna pequeña cicatriz.

Por lo general, los apósitos que te han puesto después de la cirugía te los quitan a los pocos días y es cuando debes utilizar un sujetador especial para que tu nuevo pecho esté bien sujeto mientras se cicatriza. En casos excepcionales y si aparece algún síntoma raro, como sangrado, pus, fiebre o dolor, tienes que acudir a que te lo revise tu cirujano.

Recomendación para la recuperación de la mamoplastia

Ármate de paciencia

El estrés no te va ayudar a la recuperación de la mamoplastia. La tensión, los estiramientos excesivos y la falta de calma no son buenos para las cicatrices.

Duerme inclinada

Sobre todo al principio, cuando el tejido aún está inflamado. Ayúdate de una almohada de más, pero sobre todo, siéntete cómoda.

Cuidado con el agua caliente de la ducha

El vapor y la humedad pueden prolongar la hinchazón de los tejidos después de la cirugía y dificulta la recuperación de la mamoplastia. A la hora de ducharte también debes evitar mojar la zona intervenida y no te duches hasta que tengas el visto bueno de tu cirujano. El agua no es buena para las cicatrices.

Evita el alcohol y el tabaco

Interfieren negativamente en el proceso de cicatrización.

Come de forma sana y saludable

Una correcta alimentación ayuda a que los tejidos vayan cicatrizando.

No tomes el sol

La piel de las cicatrices es muy sensible y pueden adquirir una hiperpigmentación, es decir, se puede poner más oscura, lo que hará que se noten más las cicatrices.

Elige ropa cómoda

Durante la recuperación de la mamoplastia no debes utilizar camisetas y jersey que se pongan por el cuello. Opta por camisas con botones que puedas ponértelas y quitártelas fácilmente, sin esfuerzos ni estiramientos.