La elastina y el colágeno son los responsables de mantener nuestro rostro joven. Diferentes estudios nos dicen que a partir de los 30 años, la piel deja de producir estas sustancias y se empieza a mostrar cada día menos luminosa, perdiendo vitalidad.

Con el paso de los años, además, empiezan a surgir lesiones benignas causadas por el efecto natural de la edad, lesiones genéticas o de origen físico como son las quemaduras solares o heridas. En resumen, podemos decir que a partir de los 30 años nuestro rostro empieza a perder vitalidad y a fotoenvejecerse, especialmente en las pieles más expuestas al sol.

El tratamiento de rejuvenecimiento facial con IPL mediante los sistemas Ellipse, se basa en la aplicación de un haz de luz que trata de forma muy específica las pigmentaciones oscuras y las rojeces de origen vascular, favoreciendo la formación de colágeno y mejorando visiblemente la calidad de la piel.

La luz emitida por estos sistemas es absorbida por la melanina o zonas pigmentadas, convirtiendo la energía de la luz en calor. Este calor se absorbe para expulsar el exceso de melanina en los depósitos de de las lesiones pigmentadas y para fotocoagular las paredes de los vasos en las lesiones vasculares. Los sistemas Ellipse producen una luz visible y altamente controlada para emitir la duración de pulso adecuada y la correcta cantidad de energía.

De esta forma conseguimos destruir dicha lesión, sin dañar la piel sana circundante. El espectro de emisión de luz está entre 555 y 950 nm, lo que significa que se filtran las ondas cortas y las largas que resultan muy agresivas para la piel. Además, los sistemas Ellipse incluyen un Modo de Filtración Dual que permite adecuar las longitudes de onda emitidas a las características de la piel y pigmentaciones de cada persona, y una tecnología de Pulso Cuadrado que asegura que la energía alcance inmediatamente el nivel deseado, permanezca en él y finalice instantáneamente. Así conseguimos un tratamiento efectivo, con un alto grado de seguridad para el paciente.

El tratamiento de rejuvenecimiento facial con IPL nos aporta múltiples beneficios, entre ellos cabe resaltar el aumento de producción de colágeno para mejorar la textura de la piel; la reducción visible del tamaño del poro; el incremento de la luminosidad de la piel; e incluso la corrección de las cicatrices provocadas por el acné.