Las cirugía de aumento de talla de pecho siguen siendo una de las más demandadas por las mujeres. En 2013 la operación de mamoplastia creció a 1.773.584 a escala mundial, según informa la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica y Estética (ISAPS).

En ocasiones,en vez de buscar tener la talla de pecho con el que estemos bien y que se adapte a nuestra figura, pretendemos tener pechos grandes y exagerados.

Esto es un error, pues no se debe frivolizar, mirar más allá de la estética y centrar nuestro foco en la salud y la armonía que queremos y necesitamos para nuestra figura.

Por este motivo es importante ponerse en manos de un buen especialista en medicina estética que nos asesore en función de nuestras necesidades reales. 

el problema es que no se puede frivolizar con este tema y quedarnos sólo en la estética. Debemos buscar a un profesional que no acepte poner una talla de pecho exagerada para nuestra figura, aunque sea lo que creemos que es lo mejor. Un  médico especialista siempre debe asesorarnos e informarnos de todos los riesgos que puede tener para nuestra salud un aumento de la talla de pecho sin control.

¿Cómo saber qué talla de pecho es la adecuada?

Para empezar, el médico debe explicarnos bien todos los factores que influyen a la hora de elegir los implantes y la talla de pecho que deseamos, no sólo nuestro deseo debe tenerse en cuenta, pues la decisión final debe ir acorde a nuestra constitución corporal y la forma de nuestro pecho.

Aumentar varias tallas si nuestro tórax es estrecho

Empeñarnos en ponernos una talla de pecho demasiado grande hará que nuestro busto no esté en armonía con nuestro cuerpo y que además puede resultar incómodo y darnos problemas:

Una talla de pecho demasiado grande puede suponer problemas de espalda

Una talla de pecho demasiado grande puede acarrear problemas de salud serio, pues estaremos adquiriendo mayor peso y podemos tener problemas de espalda o de cuello que se ven forzados a sostener un peso que antes no existía.

Dificultad para realizar determinadas actividades

Una talla de pecho demasiado grande, puede que nos dificulte hacer determinado deportes, sobre todo los de impacto al sentir molestias.

Problemas en la transpiración de la piel

Unos implantes de pecho inadecuados a nuestro cuerpo también puede provocar irritaciones en la piel, porque la zona no transpire bien y se acumule humedad.

A la hora de vestir

También podemos  tener problemas para encontrar ropa adecuada, si llevamos ropa más ajustada, puede que sintamos sensación de agobio o calor excesivo, en otros casos ,resultará complicado encontrar  prendas que queden acorde y en proporción con el pecho y el resto del cuerpo.

Por todos estos motivos, siempre debemos ponernos en manos de un especialista en medicina estética para que realice unas una exploración exhaustiva de nuestro caso, de esta manera, será l médico quien deba tomar la decisión más acertada sobre la talla de pecho que debemos escoger, antes de someternos a una cirugía o mamoplastia.