Tratamiento a la hiperhidrosis, ponle solución

Llega el verano, dejas atrás la ropa pesada y gruesa, y sacas del armario prendas más ligeras con las que no puedes ocultar las manchas que produce tu sudor. Y es que el buen tiempo puede convertirse en una de tus peores pesadillas si sufres hiperhidrosis, es decir, exceso de sudor.

Las manchas en las camisas, en las camisetas o en los vestidos pueden arruinarte una entrevista de trabajo o hacerte sentir incómodo en cualquier reunión social, porque tu exceso de sudor se hace patente. Muchas veces este problema hace que canceles algún plan con los amigos, ya que ese sudor excesivo hace que pierdas la confianza y no te sientas a gusto contigo mismo.

Solucionar el sudor excesivo

Para tratar el problema de la hiperhidrosis, la toxina botulínica o Botox es la solución. Con la inyección de esta proteína purificada se consigue bloquear las terminaciones nerviosas encargadas de la producción de sudor, ya que bloquea las señales de los nervios parasimpáticos que activan las glándulas encargadas de fabricar el sudor. Cuando estas glándulas se activan de forma descontrolada o excesiva es cuando aparece la hiperhidrosis.

Para acabar con ella, el equipo médico encargado de administrarte la toxina botulínica hace un estudio de tu caso para ver cómo tratarlo, ya que hay diferentes tipos y grados de hiperhidrosis y en función de ellos podrán valorar la cantidad de Botox necesaria. Una vez analizado tu caso, se llevará a cabo el procedimiento con pequeños pinchazos en las zonas de las axilas, donde más sudor hay.

Resultados positivos a la hiperhidrosis

Los resultados de estos tratamientos son buenos y, en la mayor parte de los casos, se suele conseguir la normalización del sudor, porque no nos olvidemos de que el sudor es necesario para regular y mantener la temperatura corporal en situaciones de altas temperaturas.

Con la aplicación de la toxina botulínica se obtienen beneficios para un periodo que supera los seis meses. Por eso, es recomendable repetir el tratamiento todos los años al inicio de la temporada estival, ya que las microinfiltraciones de Botox son fáciles de administrar, el proceso dura unos 20 minutos, no es doloroso y los resultados se ven desde el primer momento. Este verano olvídate de las manchas de sudor y luce la ropa que más te apetezca.