Combate la celulitis y rejuvenece tu piel con la carboxiterapia

Con el paso de los años nuestra piel pierde tono y luminosidad, aparecen signos de envejecimiento y acumulación de grasa en distintas partes del cuerpo.

Si lo que estás buscando es un tratamiento no invasivo que te permita recuperar la elasticidad y eliminar la celulitis, la carboxiterapia puede ser tu gran aliada.

¿Qué es la carboxiterapia?

La carboxiterapia consiste en la aplicación de dióxido de carbono medicinal (CO2) para estimular los tejidos, mejorar la microcirculación –cuya alteración suele promover la celulitis y la piel de naranja-, y favorecer la reorganización de las fibras de colágeno y elastina.

El resultado de la carboxiterapia es una piel más tonificada, luminosa, tersa y elástica, así como con menos flacidez y arrugas.

Además, la carboxiterapia elimina la grasa localizada permitiendo remodelar el contorno y eliminar la celulitis.

De hecho, es un buen complemento de la liposucción, pues ayuda a deshacerse de las fibrosis y adherencias que no han sido eliminadas con ese tratamiento.

¿Qué puede hacer por ti la carboxiterapia?

– Rejuvenecer tu rostro y atenuar las arrugas de expresión.

– Mejorar la celulitis y la acumulación de grasa localizada.

– Combatir la flacidez de tu piel en zonas como el abdomen, los muslos y los brazos.

– Disminuir la papada.

– Tratar la coloración oscura de las ojeras.

– Mejorar el acné y disminuir la apariencia de las cicatrices que deja.

– Atenuar las estrías.

¿Cómo se aplica la carboxiterapia?

La carboxiterapia se aplica mediante pequeñas inyecciones realizadas con una fina aguja unida a un tubo que conecta con un depósito de CO2 medicinal. El CO2 se introduce debajo de la superficie de la piel en un flujo dosificado, controlando el volumen de gas.

Una vez debajo de la superficie de la piel, el CO2 altera ligeramente los glóbulos rojos, los vasos sanguíneos se expanden y aumenta la microcirculación rejuveneciendo la zona.

La creciente popularidad de la carboxiterapia no solo se debe a sus excelentes resultados sino también al hecho de que es una técnica no invasiva ideal para quienes buscan resultados eficaces con tratamientos lo más naturales posibles. Y es que el CO2 no es un gas extraño para nuestro organismo, ya que lo producimos de manera natural en la respiración y no genera ningún tipo de alergia.