La Hiperhidrosis (exceso de sudoración) puede darse tanto en hombres como en mujeres, y padecerla puede llegar a generar un gran complejo, provocando que nos alejemos de nuestras amistades, compañeros de trabajo incluso  de nuestra pareja.

La Hiperhidrosis en ocasiones tiene sus inicios en la adolescencia, y en esos casos, normalmente ese exceso de sudoración empeora con los años. En otras circunstancias, la Hiperhidrosis puede aparecer como desencadenante de una enfermedad.

Cuando hablamos de exceso de sudoración no nos referimos a que sudemos porque hace calor en el metro o porque hayamos estado haciendo ejercicio de alta intensidad.

Hablamos que nuestro día a día está condicionado por el sudor, porque sin motivo alguno nuestras manos están húmedas constantemente, porque tenemos manchas de sudor en nuestra ropa,  o sentimos que nuestros pies están completamente encharcados.

Por eso, el único remedio inmediato que se nos ocurre es planificarnos al máximo, llevando siempre ropa de recambio y  toallitas higiénicas y evitando el mayor contacto posible con el resto de personas.

Nuestro cuerpo cuenta con más de 2 millones de glándulas sudoríparas, que se encargan entre otras cosas  de regular la temperatura de nuestro organismo, por ejemplo, gracias a ellas disminuimos nuestra temperatura corporal a través de la evaporación de sudor. Pero como ocurre en la Hiperhidrosis, nuestras glándulas sudoríparas están más activas por un exceso de estimulación y provocan una sudoración incontrolable.

¿Cómo podemos tratar la Hiperhidrosis?

Pero agobiarnos por padecer Hiperhidrosis es un problema del pasado, ya que gracias a la ciencia existen diferentes formas de combatirlo, el tratamiento no quirúrgico actual para el control de la hiperhidrosis se realiza por medio de la Toxina Botulínica (Botox)

Gracias a este tratamiento desaparece la sudoración excesiva, logrando eliminar o normalizar el sudor de las axilas, palmas de las manos y plantas de los pies. Generalmente el tratamiento tiene una efectividad de duración entre los seis y los doce meses.