Las varices son uno de los problemas más frecuentes tanto desde el punto de vista físico como estético y afecta aproximadamente entre un 10% y 20 % de la población española. En su aparición influyen diversos factores, entre los cuales destacan el sexo (mayor incidencia en la mujer), herencia, embarazos repetidos, obesidad, sedentarismo, permanecer a diario bastantes horas de pie, anticonceptivos hormonales, uso de prendas y/o calzado inadecuado, etc.

A la hora de proceder a su tratamiento, como en cualquier otro tratamiento médico, es necesario realizar una adecuada y detallada exploración física, que ha de estar apoyada en algunos casos por estudios complementarios como eco-doppler venoso. Todo ello nos ayudará a valorar el correcto funcionamiento del sistema venoso superficial y profundo, pudiendo realizar el tratamiento con mayor probabilidad de éxito.

Con respecto a las técnicas indicadas para tratar este tipo de problemas, se combinan ambos tratamientos:

  • Esclerosis química: inyección de polidocanol intravenoso que anula la variz en sesiones de alrededor de 45 minutos y que permiten al paciente continuar con su vida normal posteriormente. Es un proceso sencillo y poco agresivo que se realiza de forma ambulatoria, sin cirugía, sin anestesia y sin cicatrices. Suele estar indicada en los vasos de mayor calibre.
  • Fotoesclerosis o esclerosis mediante láser de Nd-Yag, especialmente diseñado para tratar lesiones vasculares (incluyendo las faciales). Dicho láser atraviesa la piel sin dañarla y coagula la sangre de la vena varicosa. Con el tiempo, el cuerpo reabsorbe el coágulo y el vaso se va cerrando.

Ambos tratamientos no son alternativos, sino complementarios. En cualquier caso, siempre se realiza una valoración individualizada de cada paciente, para prescribir el tratamiento más adecuado en cada caso.

Ambas técnicas no interfieren en la vida habitual del paciente, sólo se deben tener en cuenta algunas consideraciones, como evitar la exposición solar y en el caso de la esclerosis química es aconsejable el uso de medias de compresión durante algunos días.